Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
Santo en la Web y en la Red
Economía

Blanqueo, atrapados sin salida

Para los  niños ricos que tienen tristeza…

Finalmente el viernes pasado se promulgó la ley  de sinceramiento fiscal y muchos Argentinos de clase media-media y media-alta están próximos a la locura. “Blanquear o no blanquear” esa es la cuestión…

El domingo a la tarde recibí varios llamados de mi amigo y cliente el Sr Barrani, estaba muy ansioso y como su terapeuta no lo atendió, me llamo a mí,  y tanto insistió, que finalmente  nos juntamos a tomar un café.

Barrani siente que acogerse al sinceramiento fiscal es similar al suicidio.

Desde que su banquero le dijo tenés que blanquear, no duerme, no come y tiene pesadillas horrorosas…

Para ponerlos en situación Barrani  es un pequeño industrial, otrora exitoso, que durante  40 años se partió el lomo  para tener una posición económica  que le permita a él y a su familia vivir más o menos cómodamente, esto es poder pagar el prepago, el colegio privado de los chicos, tomarse vacaciones, vivir en un edificio con seguridad y juntar un poco de plata para los tiempos de vacas flacas.

Hoy le resulta difícil pagar los sueldos de sus empleados, las expensas se le fueron al diablo, las cuotas del prepago suben, y en ese contexto tiene la disyuntiva de blanquear o no blanquear.

El Sr. Barrani compró de manera entusiasta durante el gobierno del Riojano bonos Argentinos que  un tiempo después, durante el gobierno del Adolfo  (Rodriguez Saa) Argentina fueron defaulteados, e incluso el honorable Congreso de la Nación vitoreó de pie la decisión de no honrar las deudas.

En la misma época los pocos U$  que tenía depositados en un  Banco local fueron  pesificados y tuvo  que recurrir a  recursos de amparo para recuperar parte de sus ahorros, a pesar que  “El Cabezon” había prometido que “el que puso  dólares, recibirá dólares y el que puso pesos recibirá pesos”.

Durante el gobierno del “Pingüino” tuvo que soportar que por haber confiado en el estado Argentino y comprado bonos soberanos lo llamaran usurero y que le hagan una pequeña quita del 75% en sus tenencias.

Ni hablar del maltrato que sufrió durante el gobierno de “La Señora” por  su condición de buitre.

Durante esos años pensó que los ahorros que tenía afuera estaban seguros y fuera del alcance de los sabuesos del fisco.

Sin embargo el mundo cambia,  los turros de  los  bancos de los países que hasta hace poco tiempo atrás recibían el dinero  sin preguntar demasiado, hoy le dicen que nunca se sintieron confortables en recibir fondos no declarados….

Para colmo un grupo de países que durante años se financiaron  con  dinero barato de ahorristas de países del tercer mundo a los cuales les ofrecían  “seguridad  y secreto bancario”, van a comenzar a intercambiar datos  en forma automática desde el 2017.

Por ahora EE.UU está fuera de estos acuerdos.

Como si esto no fuera suficiente en los últimos años tuvimos la filtración de datos del HSBC, de JP Morgan ,Panama Papers y algunas otras fugas de información, que hacen que al pobre Barrani no le alcance la terapia y los psicofármacos  para poder dormir.

Siente que no tiene alternativa y por supuesto que cree que así como lo embromaron  con los bonos argentinos en los 90, con los plazos fijos durante la pesificación y el maltrato de la restructuración, lo van a volver a joder, así que todos los días consulta a un tributarista distinto buscando alguno que le dé la receta mágica para no blanquear y vivir tranquilo, pero todos coinciden o 1) Te sinceras y te pones al día con el fisco o  2) Te vas a vivir a Panamá o Paraguay.

A pesar que a mí no me gusta dar consejos le digo: “Barrani, querido amigo, acá  en Argentina tenés a Racing, los amigos, tu familia… Vos no estás para vivir en Panamá o Paraguay (hace calor y hay mosquitos), así que declara los verdes y  ponéle una estampita a Mostaza Merlo…

Mr. Market (mrmarket2016@gmail.com)