Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
Santo en la Web y en la Red
Info

AVIÓN. NO HAY SOBREVIVIENTES.

Juan Pedro Irigoi, titular de la Asociación Nacional de Aviación Civil (ANAC), confirmó que se encontraron restos humanos en el interior de la avioneta que cayó en el delta del río Paraná Guazú. Los cuerpos fueron enviados a la morgue del partido de San Isidro para realizar los análisis correspondientes. “Las características del accidente indican que no va a haber sobrevivientes”, estimó el mandatario de la entidad.

A bordo del avión que partió desde el aeródromo de San Fernando se encontraban los pilotos Matías Ronzano Facundo Vega y el pasajero Matías Aristi. Pamela Suárez, presidenta de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) explicó que en lugar del hallazgo estuvieron la jueza de la causa, Sandra Arroyo Salgado, un médico forense, el fiscal, el secretario del juzgado y un abogado de cada familia de los tripulantes y el pasajero.

 

 

La esposa de Ronzano, Ángela Barbero había asegurado poco después de que se localiara el avión que la esperanza de la familia estaba “intacta” y había pedido que recen por él para al final se produzca “el abrazo que esperamos con más ganas que nunca”.

 “Ahórrense palabras innecesarias en este momento. La ayuda que necesitamos es el rezo, la fe, la plegaria, la energía y la luz porque nuestra esperanza está intacta y esperamos ese abrazo con más ganas que nunca”, escribió también en su muro de facebook. “Esperamos un milagro”, agregó la hermana del desaparecido.

El titular de la ANAC  aseguró que es probable que el avión “haya caído de punta” y que antes de accidentarse estaba pensando volver ya que reportaron a la base tener problemas de comunicación.

“Indudablemente allí hubo una falla total de los dos motores: por haber caído en la forma en que cayó”, dijo Ricardo Runza, ingeniero aeronáutico.

Fuentes oficiales indicaron a “La Nación” que hasta el lugar fue trasladado el Guardacosta 78 Madryn de la Prefectura que cuenta con 10 tripulantes que se ocuparán del balizamiento de la zona hasta que comiencen las tareas para sacar el avión. Además, en la embarcación fueron tres buzos tácticos encargados de buscar a Matías Aristi, hijo del dueño de la empresa Aibal SA, propietaria del avión y  a los dos pilotos.

Los restos de la avioneta, que estaba desaparecida hace 27 días fueron hallados en el fondo del río Paraná Guazú por un equipo de Prefectura Naval Argentina. El vehículo aéreo, que despegó desde San Fernando el 24 de julio, rápidamente perdió contacto con los radares.

avioneta san fernando cola

La cola del avión fue encontrada en una zona de pantanos, a 40 kilómetros de Zárate, en el límite entre Buenos Aires y Entre Ríos, en una isla del delta del Paraná ubicada a 34º1.403′ de latitud sur y 58º34.289′ longitud Oeste. Este lugar formaba parte de la hipótesis principal de investigación, por lo que ya había sido rastrillada en varias oportunidades.

mapa - avioneta

Los investigadores confirmaron que el avión estaba tapado por el agua en el momento de su aparición, y sólo se veía la cola. Como el vehículo estaba enterrado en el fondo, muchas veces el nivel del río subía y lo cubría en su totalidad.

avioneta cola

Matías Aristi tenía un emprendimiento agrícola en Las Lomitas, Formosa, donde se dirigía el avión. Hasta el momento, intervinieron en la búsqueda 54 patrullas de reconocimiento de Prefectura y las Armadas argentina y uruguaya. En los equipos tácticos participaron buzos y miembros de Gendarmería Nacional.

Desde sus redes sociales, este fue el comunicado publicado por la Asociación Nacional de Aviación Civil (ANAC):

“Como resultado del operativo de búsqueda que coordina la ANAC, hoy cerca de las 17.40 hs una aeronave perteneciente a este organismo encontró restos de una aeronave mientras sobrevolaba la zona de confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande del delta bonaerense.

 El hallazgo fue comunicado inmediatamente al Centro de Búsqueda, quien envió un helicóptero y dos embarcaciones para verificar y preservar la zona. Una vez allí el personal enviado confirmo que los objetos encontrados pertenecían a partes de una aeronave.

Las mismas se encontraban semienterradas en un sector pantanoso, en un cráter tapado por agua y vegetación.
Ya tomó intervención la Junta de investigación de accidentes de aviación civil iniciando los procedimientos de investigación para la confirmación o refutación de las pruebas encontradas.

Los rastrillajes continúan por agua y tierra. El operativo de búsqueda comenzó el día lunes 24 de julio y supuso la coordinación de la Fuerza Aérea Argentina, Armada Argentina, Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal, Policía Bonaerense, Fuerza Aérea de Uruguay, Armada Uruguaya y aeronaves civiles”.

SEGUIR LEYENDO EN PUNTOSEGUIDO

Avioneta. 50 aeronaves la buscan.

Avioneta. No aparece. Tampoco tripulantes.