Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
Santo en la Web y en la Red
Info

¿De Vido complicado por “regalitos” a la Casación?

El juez de la Cámara Federal de Casación, Juan Carlos Gemignani y una empleada de ese tribunal terminaron ayer en un escándalo y denuncias cruzadas por desobediencia y privación ilegítima de la libertad, tuvo hoy otro giro: según el magistrado, en las cajas que la empleada se negó a abrir, había televisores y equipos enviados por el ministerio de Julio De Vido y que no habrían sido correctamente inventariados.

En una entrevista, Gemignani dijo que en las cajas que le había ordenado abrir a la empleada María Expucci,  “había televisores, computadoras y otros elementos de telecomunicaciones del plan Argentina Conectada”, que desarrolló el ex Ministerio de Planificación.

“Las cajas estaban en una sala que debía liberarse para realizar una videoconferencia; no tenían identificación de inventario, como el resto de los muebles del Poder Judicial”.”Eso es irregular”, explicó el juez.

Gemignani recordó que en 2015 la titular de la Cámara de Casación, Ana María Figueroa, propuso recibir ese material. “Frente al estupor que nos causó, le recordamos que ningún miembro puede recibir bienes ni de particulares ni de otro organismo de la Administración Pública si no pasa primero por el Consejo de la Magistratura”, como está establecido.

Para el juez, detrás de esa propuesta claramente había segundas intenciones. “Las cajas eran una especie de dádiva (de De Vido) para los integrantes de la Cámara”.

Gemignani reveló además que María Expucci, la secretaria de la Cámara que desobedeció al juez y no realizó el inventario de las cajas, “trabaja para Figueroa”. “No hay dudas que sabía lo que era y por eso se negó a hacerlo”, enfatizó.

El fiscal federal Juan Pedro Zoni desestimó la denuncia penal que el juez inició contra Expucci, y por el contrario entendió que la actitud de Gemignani debe ser considerada por el Consejo de la Magistratura de la Nación.