Santo en la Web y en la Red
Info

Presidente Corte Suprema. Un espia en la mira.

A través de la investigación que el fiscal federal Eduardo Taiano lleva a cabo sobre las circunstancias de la muerte de Alberto Nisman, se descubrieron relaciones entre un custodio de  Ricardo Lorenzetti, y los servicios de inteligencia. Ante la fuerte sospecha de espionaje, el agente fue separado de sus funciones y se investigan los antecedentes por los cuales fue asignado al presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Taiano le pidió a la Policía Federal que informe cuáles fueron las tareas que se le encomendaron al agente Carlos Miño, custodio de Lorenzetti. Además, llamó a dilucidar “cualquier otra circunstancia que pudiera comprometer de cualquier forma la seguridad, reserva confidencialidad de las funciones que se solicitaron cumplir en este Tribunal”.

Eduardo Taiano, fiscal a cargo de la investigación de la muerte de Nisman.

Según el periodista de Clarín, Daniel Santoro, entre los vínculos de la custodia de Nisman con los servicios de inteligencia se encontraban los de Luis Ismael Miño, un agente de la policía federal a quien se le detectaron llamados a teléfonos de una flota registrada a nombre de Héctor Osvaldo Gonvalves Pereira. Ésta estaba integrada en su mayoría por teléfonos de ex policías que para el fiscal se trata de una red de agentes “inorgánicos” de la ex SIDE.

El llamado de atención sobre la situación de Lorenzetti se generó tras descubrir que dentro de esa flota se encontraba uno perteneciente a Carlos Miño, hermano de Luis y custodio del titular de la Corte Suprema.

 

SEGUIR LEYENDO EN PUNTOSEGUIDO

Anticorrupción. Investigan a Caputo y Aranguren.