Santo en la Web y en la Red
Invitado

La detencion de Boudou. ¿Persecución política o justicia?

La detención del ex vicepresidente de La Nación Amado Boudou nos sorprendió.
Todo indicaba que iba a salir indemne de las investigaciones judiciales. Seguía
disfrutando de su fortuna sin justificar mientras recorría los pasillos de los
tribunales de Comodoro Py entre indagatorias y audiencias de los juicios orales.
La imagen de Boudou en el banquillo de los acusados era algo habitual y no
llamaba la atención de los ciudadanos. Sin embargo, hoy todo cambio y vimos a
un Boudou descalzo y en pijama a punto de ser detenido por asociación ilícita y
lavado de dinero.
Inmediatamente recordé las palabras del entonces Inspector General de Justicia
en el año 2012 cuando era funcionaria de ese Organismo: “Hay que proteger a
Amado Boudou y a la oposición ni los medios le vamos a entregar nada de la
información que piden”. El inspector General era militante de la Campora, muy
ligado a Máximo Kirchner. La IGJ se había convertido, como la UIF, la AFIP y
otros organismos de control, como medios de presión de opositores y como
paraguas frente a los delitos que cometían los funcionarios públicos. Me negué
a ser cómplice y ahí empezó mi calvario. Me despidieron y acosaron durante
años. No fui la única ya que en estos años conocí miles de personas en mi
misma situación.
Hoy los principales referentes del Kirchnerismo, con Cristina Kirchner a la
cabeza, hablan de persecución política y tratan de instalar que en la Argentina
se persiguen a los opositores. La conducta que ellos tuvieron durante años
intentan endilgarla a un gobierno que tiene miles de defectos pero que no se
caracteriza por perseguir a quienes opinan diferente ni interviene en el Poder
Judicial. El Kirchnerismo reclama garantía de Impunidad, creyendo que es un
derecho adquirido y que forma parte de la Constitución K.
Como conclusión no siento ni felicidad ni celebro. Todo lo contrario. Creo que
como sociedad debemos replantearnos porque en el mundo nos conocen por
las causas de corrupción y los ex funcionarios detenidos y no por virtudes o
logros. Y también debemos exigir a nuestros gobernantes y jueces que estas
detenciones no sean papelitos de colores y que realmente se avance rápido en
las causas de corrupción, tanto en la instrucción como en las condenas. Y que
alguna vez podamos ver ex funcionarios pobres y sin la posibilidad de volver a
acceder a un cargo público como mejor condena efectiva.

 

Por Silvina Martinez
Abogada de Margarita Stolbizer. Denunciante caso Hotesur y Los Sauces.