Santo en la Web y en la Red
Invitado

La gestión siendo opositor. El Kirchnerismo no desestabiliza.

Nuestro país transita desde hace casi nueve meses un cambio sustancial en la orientación y el rumbo político. Y este cambio, fue votado democráticamente por todos los argentinos.

Ahora bien, nosotros no lo votamos. Nuestro claro posicionamiento opositor a lo que ya se presenta como un evidente retroceso para millones de compatriotas, sobre todo los que durante una década recuperaron derechos a partir de la acción concreta de un Estado social, nosotros, hoy, dentro del marco democrático, seguimos adelante con la gestión en una coyuntura de recortes de políticas sociales, apostando a la inclusión con políticas éticas, austeras, participativas y creativas.

Como Intendente, desde la Municipalidad de Avellaneda tengo la responsabilidad, junto con mis equipos, de administrar una de las ciudades más relevantes del conurbano. Como bien dijo el fundador de nuestro movimiento: “La única verdad es la realidad”, y los vecinos de nuestra ciudad saben de la capacidad de gestión con la cual hemos transformado sustancialmente a Avellaneda desde 2009, interviniendo de forma integral en infraestructura educativa, sanitaria, cultural y de seguridad, con la ampliación de la red de servicios, la construcción de soluciones habitacionales, la recuperación de plazas y espacios públicos y finalmente, la reconstrucción de nuestra identidad como corazón fabril del conurbano, ayudando a recuperar más de 70 mil puestos de trabajo que se perdieron desde 1976, con la llegada de la dictadura cívico-militar y las posteriores políticas neoliberales.

Hoy es para nosotros, y para otros compañeros intendentes, un tiempo de gestión desde la oposición a un proyecto de exclusión. Para quienes tenemos un proyecto de nación más allá de discursos abstractos, vemos con preocupación la forma en que los mandatarios elegidos por el pueblo, accediendo al gobierno con un discurso de unidad de todos los argentinos, recortan políticas sensibles produciendo malestar en la población. En este marco, nosotros, gracias a la confianza de los y las avellanedenses, estamos gestionando de manera austera, eficaz y eficiente los recursos, asegurando los derechos básicos de la población. Programas como “Un subsidio por día” o “Una obra por semana” son dos ejemplos claros que cualquiera puede verificar como realidades, no palabras.

Gestionar como opositores no nos impide la buena gobernanza que nos ha caracterizado desde que asumimos, y gracias a la cual los vecinos de Avellaneda nos han ratificado ampliamente la confianza en las últimas elecciones nacionales. Por este voto de confianza, por nuestra vocación popular, hoy mantenemos un ritmo de gestión que además de permitirnos inaugurar una obra por semana y entregarle un subsidio por día a clubes, centros de jubilados, centros culturales y sociedades de fomento, para proteger y promover la continuidad de las actividades inclusivas que le ofrecen a miles de vecinos diariamente, nos permitió crear un circuito cultural único en el conurbano, con el Centro Municipal de Arte, el Teatro Roma restaurado a la altura de las mejores salas del continente (con una programación que incluye ópera, rock, y música nacional y popular), el Paseo Nuñez, el Cine Municipal Wilde y Puntos Culturales en toda la Ciudad.

Además, decidimos abordar la problemática educativa sin importar a quien corresponde la gestión. En este sentido culminamos la renovación de todos los jardines de infantes municipales y ahora estamos interviniendo con obras y mejoras en los jardines provinciales y las escuelas primarias y secundarias de la comuna, porque entendemos que la verdadera inclusión se alcanza ofreciendo igualdad de oportunidades, trato y resultados a todos nuestros chicos. También trabajamos en la seguridad democrática no solo poniendo cámaras, realizando operativos e instalando botones antipánico, que lo hacemos a diario, sino también promoviendo la inclusión y creando infraestructura urbana (luminarias, señalización, circulación vehicular segura).

Mientras las políticas neoliberales que avanzan en América Latina producen malestar social, es nuestra prioridad defender los derechos alcanzados  con la firmeza de nuestras convicciones políticas. Obvio que nuestro gobierno municipal ya no cuenta con un proyecto nacional como el que construimos durante 12 años y que fue base de muchos de nuestros avances. Pero somos una fuerza política popular, democrática, transformadora y respetuosa de la voluntad de los argentinos. Como movimiento político sufrimos proscripciones, muerte y difamaciones. Nuestra opción es la inclusión, la libertad y la igualdad con una clara atención a los más humildes de nuestra población. Todo lo contrario a desestabilizar: gestionar con esfuerzo, voluntad política y compromiso hace de Avellaneda un municipio donde creemos y construimos igualdad e inclusión, condiciones de la seguridad y concordia todos los días del año.

Nosotros, los peronistas fuimos los más firmes defensores de la democracia argentina y ese es un rumbo que nunca vamos a cambiar, aún en la oposición que ejerceremos con la responsabilidad de aquellos que no abandonamos nuestros principios ni nos prestamos a opciones contrarias a la igualdad y el progreso del todo el pueblo argentino, con quien y para quien gobernamos.

Ingeniero Jorge Ferraresi
Intendente de Avellaneda