Santo en la Web y en la Red
Lo Que Hay Que Saber

Avión desaparecido. La Soberbia mata el Cambio. Por el Ing. Ricardo Runza

Finalmente, apareció el avión, que nos tuvo en vilo a todos, en el lugar donde la primera hipótesis de búsqueda y rescate lo indicaba, a 10 km de la antena de telefonía celular que recepcionó la última señal, a unos 30 km de la ubicación física de aquel hombre que dijo que lo había visto caer. Obviamente no hubo sobrevivientes y si alguno de ellos hubiera tenido un halito de vida, nada se podría haber hecho. Se llegó tarde. Sin embargo, horas antes de escribir estas líneas, escuché en una entrevista radial al Señor Ministro de Transporte de nuestro país.

Habló de la Revolución de los Aviones, una buena idea sobre la cual ahora se le plantean algunas dudas que surgen como consecuencia del accidente ocurrido y la operación de Búsqueda & Rescate llevada a cabo. Pero cuando se le preguntó sobre esto, el Ministro sólo tuvo ponderaciones positivas. Con tres muertos. Con un encuentro fortuito del avión desaparecido. No hubo reflexión alguna sobre los hechos que podía manejar el Ministro y que obviamente no lo hizo en oportunidad. Estos hechos tuvieron incidencia en la performance de la operación realizada y van a tenerla en la investigación que se está llevando a cabo.

El Ministro heredó un catastrófico traspaso realizado desde la orbita militar a la civil de la autoridad regulatoria y los servicios que brindaba la Fuerza Aérea a la actividad aeronáutica. No fue responsable de esto, pero no hizo nada para cambiar los errores cometidos por el KIRCHNERISMO.

Por otro lado, no tuvo en cuenta que su cartera tiene una organización funcional diferente para todo el sistema de transporte de país, es decir para el transporte automotor, para el ferroviario, para el marítimo y fluvial y para el aeronáutico. Por ejemplo: en unos tiene Subsecretarías técnicas específicas y en otras no. En algunos no tiene ente regulador técnico. En uno sólo se encarga de la infraestructura portuaria y de una parte de su infraestructura de navegación. En algunos tiene una Junta de Investigación de Accidentes y en otros no. En un año y medio el Ministro no tuvo tiempo de mirar como se organiza un Ministerio par al de él en un país desarrollado republicano y federal como el nuestro. Por ejemplo, con mirar el de los EEUU hubiera sido suficiente.

Pero en el ámbito aeronáutico, el Ministro recibió además otra pesada carga: Un grupo de funcionarios con muy poca idoneidad elegidos a dedo por las autoridades que lo precedieron. Él y solo él es el responsable de mantener hasta ahora este estatus quo que no tiene explicación técnica ni política.

Pero a los efectos de agravar el panorama, el Ministro puso a un administrador de salud al frente de la ANAC, el ente regulador de toda la aviación civil. Técnicamente, las consecuencias de esta pésima decisión se vieron claramente en este caso.

La ANAC en el momento del accidente tenía la responsabilidad de Búsqueda y Rescate en todo el ámbito jurisdiccional del país pero no tenía ni tiene aun una Dirección abocada a tal fin. Se olvidaron. A pesar que cuenta con 24 Direcciones de todo tipo en su organigrama. Esto explica porqué el Director de Infraestructura Aeroportuaria se puso al hombro el organismo y lideró la operación de Búsqueda y Rescate. Hizo lo que pudo. Era el más capaz entre todos los “idóneos”.

Pero ahora aparece un nuevo actor en la escena. La Junta de Investigación de Accidentes de la Aviación Civil. Lo que debiera ser un decanato de expertos con  miles de horas de vuelo, muchos accidentes investigados, intachables antecedentes académicos y laborales, el orgullo de todo el sector aeronáutico del país, es un grupo de acólitos del anterior gobierno nacional a cargo de una joven contadora. Cuesta encontrar algo similar así en todo el mundo.

Con respecto a la empresa EANA SE, se lo dejo al lector. Imagínese todo lo que se puede encontrar allí, empezando por su Directorio y su Director Ejecutivo.

Entonces, a pesar del entusiasmo, la Revolución de los Aviones del Ministro choca con esta realidad que él se negó a cambiar en un año y medio. Entiendo que sabe mucho de transporte automotor y bici sendas. Debiera escuchar las voces técnicas de más prestigio del país en todas las ramas que él desconoce, como la aviación, porque indudablemente su soberbia mata al cambio.

Viendo el peor caso que puede ocurrir: ¿Estará preparado el Ministro para un accidente de un avión de gran porte de una aerolínea extranjera? Ojalá reflexione. Sus palabras dichas hasta ahora parecen indicar que no lo ha hecho. Los cambios necesitan hacerse ya. No tiene más tiempo para dilaciones.

ingeniero ricardo runza

Ricardo Runza es ingeniero aeronáutico, magíster en defensa nacional. Es autor del libro “Aviación Civil: Como Hacer el Cambio” (2006)

EN ESTA NOTA: No Te Lo Pierdas