Santo en la Web y en la Red
Policiales

Nicanor Otamendi. Otra vez roban cadáver de niño.

Los padres de un bebé fallecido hace a penas dos semanas denunciaron que el cajón donde descansaban sus restos fue abierto y el cuerpo había sido robado. El hecho sucedió en el cementerio de la localidad de Nicanor Otamendi, cercana a la ciudad de Miramar, donde en marzo de este año se encontró en la ruta 11 el cadáver de un niño de veintitrés meses que había sido hurtado del mismo espacio.

Alberto, contó que su bebé, llamado Ciro, falleció hace dos semanas por una neumonía y que en la víspera de la Navidad decidieron llevarle flores que estaba en un cajón provisoriamente dentro de un depósito, hasta que consiguieran un nicho. Cuando acariciaron el receptáculo notaron que la tapa estaba suelta. “Corrimos la tapa así y vimos que nuestro bebé no está. No sé quién es ni donde está el responsable de esto”, afirmó.

La familia realizó la denuncia en la policía y el hecho está siendo investigado por la Fiscalía Descentralizada de Miramar. “Nadie sabe nada, nadie nos puede decir nada, estamos desesperados”, aseguró Alberto. “Las paredes del fondo del cementerio están caídas hace tiempo y nadie las arregló, cualquiera puedo entrar y llevarse el cuerpito de mi hijo”, añadió.

En marzo de este año, el cuerpo mutilado de un niño apareció al costado de la Ruta 11. Posteriormente se comprobó que pertenecía a Matías, un nene de 2 años que había sido sepultado en Nicanor Otamendi, después de asfixiarse con una bombucha. Por ese caso quedó detenido el sepulturero del cementerio, imputado por encubrimiento y falso testimonio.

 

 

SEGUIR LEYENDO EN PUNTOSEGUIDO

7 mujeres violadas. Denuncian a coordinador UBA.

Ebria. Chocó un colectivo y amenazó a la policía.