Santo en la Web y en la Red

21 de abril, 2024

2 disparos de Fal en la cabeza. Los padres del soldado informados que se suicido. Piden que se investigue.

Extraño argumento para justificar. No han sido frecuentes suicidios con dos disparos en la cabeza. El fusil Fal no tiene 2 caños.

Pablo Jesús Córdoba tenía 21 años y era soldado del Ejército.

Murió el 1° de junio estando de guardia en el Grupo de Artillería 16, en el Regimiento de Zapala, Neuquén, el mismo donde en 1994 fue asesinado el soldado Omar Carrasco y su muerte ponía fin al servicio militar obligatorio.

Tenía 2 impactos de bala en la cabeza y a los padres les comunicaron que el joven se habría disparado.

Natalia Uribe y Juan José Córdoba, sus padres, dialogan con Clarín. “Estamos convencidos de que Pablo no se quitó la vida como dijeron, pero necesitamos saber la verdad, pasan los días, las semanas y no podemos seguir con esta duda que nos carcome el alma”.

El informe médico primero y la autopsia revelaban que los dos disparos habían sido debajo del mentón y arriba de la oreja derecha.

“Es imposible que se haya disparado Pablo con un FAL dos veces… Estaban muy distantes los impactos. En un principio creímos que los dos disparos podrían estar uno cerca del otro, pero cuando leímos en informe médico del Hospital de Zapala y dos semanas después los detalles de la autopsia, nos pareció rarísimo esto… No nos cierra para nada las versiones que salieron desde el Regimiento”, dijo el papá.

“Son seis soldados para cubrir dos puestos, o sea que las guardias son rotativas, y mi hijo le faltaba un ratito para descansar cuando pasó lo que pasó”, sostuvo Córdoba.

Pablo cuando llegó herido desde el regimiento a los hospital el médico les dijo que ” fue un accidente, que tenía dos disparos y que se lo llevaban a una clínica para hacerle una tomografía. Yo alcancé a verlo a mi hijo, tenía la cabeza vendada, pero el rostro descubierto. Estaba inconsciente”

Después el médico les dijo: “No hay chances de que sobreviva. Morirá en minutos, en horas”.

La causa se está en investigación por la Fiscalía de Zapala, a cargo de Karina Stagnaro y el juez Greca la caratuló como “muerte dudosa”.

Los padres están convencidos que su hijo no se quitó la vida, también creen que “fue testigo de algo que no tenía que ver. Algo grave, muy grave”

Seguir leyendo