Santo en la Web y en la Red

22 de junio, 2024

Buscados. 2 sospechosos de haber asesinado al empresario y herir de gravedad a su esposa.

Pedido de captura nacional e internacional.

El fiscal que investiga el crimen de Gabriel Izzo, el empresario asesinado durante un asalto a su casa, solicitó la captura nacional e internacional para dos hombres acusados de ser partícipes del homicidio.

En tanto, el fiscal Claudio Oviedo, aguarda los resultados del cotejo balístico de las dos pistolas marca Bersa Thunder calibres .380 y 9 milímetros secuestradas tras un allanamiento a un local que uno de los sospechosos prófugos le alquila al único detenido por el caso.

El pedido para la captura nacional e internacional de dos de los sospechosos, identificados como Gustavo Julio Alberto Mac Dougall y Gustavo Damián Potenza, acusados de ser coautores del crimen de Izzo y del ataque a su esposa Silvana Andrea Petinari (56).

Mac Dougall, quien trabajaba para Walter Rodríguez Sierra, único detenido hasta el momento en la causa, le alquilaba el local donde funcionaba la pizzería “Lo de Cata”, y que en su interior fueron halladas las armas de fuego, además de otros elementos, entre ellos, objetos presuntamente robados a la víctima y su familia.

Potenza se cree que es quien condujo el Volkswagen Gol Power color gris con el que los delincuentes huyeron del lugar y que fue hallado estacionado frente a la pizzería y a uno de los kioscos propiedad de Rodríguez Sierra.

En los allanamientos, personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón incautó también una mochila marca Necxus con presuntas manchas hemáticas, cuatro precintos negros similares a los hallados en el lugar del hecho y dos palancas de mano con mango plástico rojo.

Además se secuestró una cinta de embalar marrón, un envase de pegamento, un pantalón deportivo negro con logo en amarillo del Manchester United, una tijera escolar y una cédula de notificación de la Dirección de Bromatología a nombre de Mac Dougall.

Entre las pertenencias se hallaron dos alhajeros con un reloj marca Cartier, una cadenita de oro con un dije de piedra transparente, otra cadenita plateada y una tercera dorada con un dije con la letra “S” y la inscripción “25-12-18”, tres anillos, y dos teléfonos celulares, que se cree que eran propiedad del matrimonio asaltado.

Pasó en la localidad bonaerense de San Antonio de Padua.

Seguir leyendo