Santo en la Web y en la Red

15 de junio, 2024

Crimen de Blas Correas. Condenaron al empleado de una clínica que no quiso atenderlo cuando llegó herido. VIDEO

Su mamá abrazó al condenado.

En el segundo juicio por el crimen de Blas Correas, la Justicia de Córdoba condenó por abandono de persona al empleado de una clínica que se negó a atender al adolescente mientras agonizaba.

“Estoy convencida de que la clínica era responsable de que estas cuestiones pasen. Casalino era o es un martillero público a cargo de decidir sobre la gravedad de un paciente, una locura. Esas locuras pasan en Córdoba”, sostuvo Soledad Laciar, mamá de Blas, en diálogo con TN. La mujer lo abrazó al condenado.

Se trata de Fernando Gabriel Casalino, que se encontraba en la puerta del Sanatorio Aconcagua cuando el 6 de agosto de 2020 Blas fue baleado por la policía y se rehusó a ingresar a la víctima, que estaba en grave estado.

Les dijo a los amigos del joven que lo llevaran a otro establecimiento, pero Blas murió cuando lo trasladaban.

Durante la investigación, el imputado aceptó la acusación y entre las partes se consensuó llevar adelante un juicio abreviado.

Tendrá que realizar un curso de reanimación cardiopulmonar (RCP) y primeros auxilios. Además, por seis meses deberá hacer trabajo comunitario dos horas por semana.

“Ahora quedará en la lucha lograr que las clínicas tengan la obligación de atender a quien llegue a las puertas”, afirmó.


En sus últimas palabras, Casalino se dirigió a Laciar y pidió perdón por cómo actuó : “Sos una luchadora y valoro la garra y esfuerzo que le ponés a esta causa. Hice todo lo que estaba a mi alcance esa noche”.

La mujer consideró que él “habló de corazón” y sostuvo: “Se equivocó, actuó mal y elijo creerle. Creo que está pagando con dolor algo que no puede remediar, que es tener en su conciencia que quizás podría haberle salvado la vida a Blas”.

“Pero yo no soy quién para juzgarlo, y elijo no hacerlo. Elijo mirar para adelante y ver qué podemos hacer para que no exista otro Blas”, remarcó Soledad.

En esta causa había otras dos imputadas: María Laura Moya y Paola Andrea Mezzacapo, acusadas por “omisión de auxilio”. Ambas fueron sobreseídas.

Seguir leyendo