Santo en la Web y en la Red

25 de febrero, 2024

Declaró la mujer que fingió un embarazo. Sostuvo que que lo perdió. No saben donde estuvo 9 días.

Le realizarán pericias psiquiátricas.

Yésica Cuevas, la mujer de 42 años que pasó once días desaparecida desde que dijo que iba a la farmacia el día que tenía su cesárea programada para tener trillizos de un embarazo que no existía, declaró en fiscalía sin aportar demasiado.


Yésica, quien ya era intensamente buscada, le escribió a su ex pareja para pedirle que le dejara quedarse con él.

Ella alegaba que el 29 de enero decidió escaparse porque era víctima de violencia de género por parte de su actual novio, el mismo al que le hizo creer durante nueve meses que iba a ser padre.

Si bien en un primer momento le creyó y aceptó alojarla.

Fue su jefe quien le recomendó que hablara con la Policía.

Se montó el operativo para ir a buscarla. Cuando llegaron, la encontraron echada en un sofá, mirando televisión.

Luego de un paso por la comisaría y la revisión médica, también hubo un examen psicológico para Yésica.

El profesional consideró en su informe al fiscal que el relato de la mujer no era lineal. Se le realizarán una pericia psiquiátrica.

Ante el fiscal Daniel Ichazo, Cuevas no reveló dónde estuvo los primeros nueve días de su desaparición.

No saben qué pasó con ella desde que anunció que iba a la farmacia hasta que le pidió asilo al ex.

Los investigadores creen que estuvo con alguien que la echó, probablemente por el revuelo que tomó



Yésica insistió en que el embarazo existió, pero dijo que lo perdió.

No se logró dar con nada que pruebe que haya estado esperando a una criatura, menos a tres.

En el examen clínico no se encontraron indicios de un embarazo perdido.

También alegó ante el fiscal que no quiso decir antes que lo había perdido por miedo, por la presunta violencia de género que ejercía sobre ella su novio actual.

En ese sentido, habiendo revisado el teléfono celular que ella había olvidado en su casa al huir, en lo que encontraron en las charlas de la pareja no hay ningún tipo de mensaje de él hacia ella que muestre actitudes violentas o amenazantes.

Seguir leyendo