Santo en la Web y en la Red

21 de mayo, 2024

Maradona. Una nueva pericia a pedido de la defensa desató una dura respuesta de los fiscales.

Le saca responsabilidad a los profesionales de la salud sobre la muerte del 10

Se adjuntó un nuevo informe médico al expediente que investiga la muerte de Diego Maradona, que tiene fecha de juicio para el próximo 4 de junio en los tribunales de San Isidro.

Se trata de una pericia realizada a pedido de la defensa de uno de los principales imputados, Leopoldo Luque, y que pone en duda la causa de muerte del astro consensuada por una junta médica y que llevó a los 8 acusados al banquillo.

Los fiscales del caso cuestionaron la idoneidad del trabajo.

El nuevo documento que se incorporó al expediente señala que Maradona murió por un “paro cardiorrespiratorio secundario a edema agudo de pulmón producido por insuficiencia ventricular izquierda, un cuadro agónico de corta duración, siendo estimado en minutos o a lo sumo en pocas horas”.

“La versión del perito severamente cuestionado por la Fiscalía, como ya había adelantado en este proceso, y en otros, como el de Alejandro Cohn, en el que el mismo perito dijo que no había mala praxis de ninguno de los médicos; viene a contradecir la labor de 21 expertos que durante tres meses examinaron todas las constancias de la causa al realizar la junta médica interdisciplinaria”, se quejaron los instructores de la causa Maradona, Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra.


El informe fue pedido por el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de San Isidro que va a realizar el juicio, a solicitud de la defensa de Luque y en el marco de lo que se conoce como instrucción penal secundaria. las últimas pruebas antes del juicio.


Para los defensores este informe beneficia a sus clientes porque “les saca responsabilidad”, ya que la muerte no se produjo, según este informe, por una “descuido” o por “falta de atención”.

Desde la fiscalía cuestionaron el documento porque está confeccionado por “un médico cuya especialidad no es la cardiología”.

Se trata de Pablo Ferrari, experto oficial de la Suprema Corte Bonaerense en la asesoría pericial de San Isidro. Lo escrito allí se contrapone con lo expuesto por la junta médica, que analizo la causa durante cuatro meses hasta llegar a las conclusiones finales. Este informe se elaboró en poco más de 72 horas.

En sus conclusiones, Ferrari asegura que en cuanto a las causas del paro respiratorio agudo, no puede descartarse “la presencia de un tóxico ajeno a las drogas indicadas terapéuticamente”.


La Fiscalía sacó un comunicado donde se queja de la entidad del nuevo informe: “Desde el Ministerio Público Fiscal señalan que no existe ningún giro en la causa, ni nada que se parezca”. Y agregaron que, además de que “inexplicablemente lo hizo un perito en soledad en 72 horas -en un día hábil y durante un fin de semana-… su informe aparece absolutamente carente de fundamentos lógicos y basada en análisis de sólo un mínimo segmento de pruebas que ofreció la defensa de Luque, y no de toda la prueba reunida en la causa en casi cuatro años; y a espaldas de las evidencias y cuestionamientos señalados por la fiscalía”.

“Además de extralimitarse el perito, ya que sólo debía decir si los puntos que pidió Luque estaban respondidos en la pericia anterior; no hace otra cosa que arrojar dudas sobre elementos no controvertidos bajo un formato de potencialidad de asuntos sin sustento”.

“La versión de este perito, cuya especialidad no es la cardiología, va a ser cuestionada por los fiscales en el propio juicio y con las acciones legales que entiendan pertinentes contra aquel supuesto experto”.


La junta médica, entre peritos oficiales y de parte, más especialistas designados por las defensas, deliberó durante dos meses por Zoom cada lunes y jueves, conectados entre sí en un grupo de WhatsApp. Aseguraron que, efectivamente, los remedios eran correctos, pero que sus combinaciones podían traer efectos adversos directamente relacionados con el corazón de Diego. Encontraron que esas interacciones entre pastillas y alcohol podrían haber dañado gravemente a Maradona e incluso costarle la vida.

“A pesar de que por separado los psicofármacos indicados pudieran no tener una interacción directa y marcada con bebidas alcohólicas, la acción conjunta de los mismos, en un paciente complejo con una triple afección (cardíaca-hepática-renal), puede producir estados de sedación intensos, confusión, posibles descontroles conductuales severos, disminución de la capacidad motora, alteraciones en el ritmo cardíaco y la presión arterial. Teniendo en cuenta la farmacodinamia y farmacocinética de los fármacos y el etanol, el suministro conjunto (no necesariamente en el mismo momento, sino durante el mismo día) está contraindicado”.

Los ocho profesionales de la salud imputados por la muerte de Maradona están acusados por el delito de homicidio con dolo eventual, que prevé penas de entre 8 y 25 años de prisión.

Se trata del neurocirujano Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel Díaz, Nancy Edith Forlini, los enfermeros Gisella Dahiana Madrid y Ricardo Omar Almirón, su jefe Mariano Perroni y el médico clínico Pedro Pablo Di Spagna.

Seguir leyendo