Santo en la Web y en la Red

2 de marzo, 2024

Policía asesinado. Matado a balazos a metros de un jardín de infantes

Intervino ante movimientos sospechosos de seis hombres que intentaron huir

Un oficial de la policía bonaerense fue asesinado a balazos cuando intervino ante movimientos sospechosos de seis hombres que intentaron huir al ver acercarse al patrullero.


Matías Ezequiel Molina, la víctima fatal, perdió a metros de un jardín de infantes. Cumplía funciones en el Comando Patrulla.

Ante el intento de huida de los sospechosos, Molina logró alcanzar a uno y comenzó a forcejear con él para detenerlo, hasta que el hombre le efectuó varios disparos de arma de fuego y cayó al piso malherido.

El agresor huyó del lugar de inmediato, mientras que Molina fue trasladado de urgencia al hospital , donde finalmente falleció como consecuencia de las heridas de bala que sufrió.

Durante la caravana de traslado, donde los móviles policiales abrían el paso uno de los conductores del patrullero perdió el control y realizó un trompo, para luego chocar contra un árbol. Minutos después, otra ambulancia trasladó al mismo hospital al policía, que sufrió varios golpes, pero se encontraba fuera de peligro. Mientras que una grúa municipal removió el móvil y se logró liberar la calle.
Personal policial acudió de apoyo al lugar luego de recibir un alerta por el 911 y al realizar un relevamiento en la zona hallaron un DNI a nombre de Brandon Alfredo Zakowick, un hombre conocido en el barrio y con antecedentes por robo.

De acuerdo a los testigos, la foto del documento coincidía con los rasgos físicos del hombre que forcejeó con el policía y de quien además presuponían que habría resultado herido del enfrentamiento armado con la víctima.

Los agentes iniciaron un rastrillaje en la zona y dieron con el sospechoso, que presentaba una herida de arma de fuego en un glúteo y al que aprehendieron de inmediato.

Secuestraron el arma reglamentaria de Molina, con cuatro cartuchos en el cargador y uno en recámara, mientras que recogieron seis vainas servidas de calibre 9 milímetros.

Pasó en la villa La Cava, en San Isidro.

Seguir leyendo