Santo en la Web y en la Red

25 de febrero, 2024

Triple crimen. Hallaron muerto al hombre buscado por los asesinatos de su pareja y su hijo. Acusan al mayor de 20 años.

Encontraron el cuerpo entre pastizales.

El hombre que era buscado como principal sospechoso del doble crime de su esposa y su hijo de 11 años fue encontrado también muerto entre unos pastizales, dentro del mismo campo.

Por los tres asesinatos detuvieron a un hijo de 20 años de la víctima.

El sospechoso fue identificado como Francisco Waldemar Reddy, hijo de Diego Reddy (44) y acusado del triple crimen de su padre, de la pareja de éste y de su hermanastro de 12 años.

Los investigadores comenzaron a sospechar del joven de 20 años cuando al declarar ante los policías se contradijo en la suma de dinero que supuestamente se había llevado su padre luego de cometer los asesinatos.

En un principio mencionó la cifra de 9 millones de pesos y luego la redujo a 4.

Se había peritado una camioneta Chevrolet S10 blanca, de doble cabina, que pertenecía a Francisco y en cuyo interior se incautó una carabina del mismo calibre que fue utilizado para dar muerte a María Eugenia Suárez (46) y a Ignacio Reddy (12), por lo que los investigadores procuraban establecer si el arma secuestrada fue la utilizada para cometer los crímenes.

También se secuestró en el interior un escrito con amenazas.

Ante la posibilidad de que se realizara la prueba de Dermotest, el joven sospechoso también se desdijo acerca de haber probado el funcionamiento de dicha carabina.

Una cámara cercana al campo denominado “Los Pinos” captó el momento en el que se ve ingresar a Francisco a la estancia, y luego su retirada.

El joven denunció que había recibido una llamada extorsiva en la que le exigieron dinero “para que no le suceda lo mismo que a su padre”.

Esto fue desmentido posteriormente por conocidos a quien Francisco les habría solicitado que realizaran las llamadas extorsivas.

Los efectivos profundizaban los rastrillajes para localizar a Diego Reddy, finalmente hallaron su cuerpo, que presentaba heridas de arma de fuego, en una zona de pastizales del mismo campo, a unos 250 metros de la casa donde se encontraron los cadáveres de su pareja y de su otro hijo.

Pasó en Chascomús.

Seguir leyendo