Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 16 de abril, 2021
Espectáculos

Camila Perissé. Su marido insultó a Porcel y elogió a Alberto Olmedo.

Camila será internada en una clínica psiquiátrica de Mar del Plata.

En marco del delicado estado de salud Camila Perissé, su esposo contó que será traslada a una clínica psiquiátrica y habló del pasado artístico de la ex vedette. «Fue prohibida en Aries por un señor que era un hijo de mil putas que ya no está, Jorge Porcel», contó.

En diálogo con Nosotros a la Mañana, Julio Fernández, marido de la actriz, precisó que continuará su recuperación en un centro asistencial de alta complejidad en la ciudad de Mar del Plata, donde se encuentra su amiga Lía Crucet.

“La medicación que le están dando la tienen sedada todo el día. Ella es muy inteligente, habla cuatro idiomas. Yo creo que la internación la va a ayudar. No sé si va a mejorar un 100%, pero con un 60 sería una gran garantía de que pueda volver a pisar un escenario”, expresó Fernández.

Además, reveló hasta hace dos años «ella entrenaba como una bestia”, pero tras varias operaciones sufrió un marcado deterioro.

Por otro lado, afirmó que la artista de 69 años estaba cansada de la exigencia del mundo artístico y decepcionada porque no recibía ofertas laborales. En ese sentido, Fernández dijo que ella fue violada en su niñez por un hombre cercano a su familia y no había podido hacerlo público.

«A Camila se le cerraron las puertas en muchos canales”, manifestó. Y luego explicó que también dejó de trabajar porque no quería conceder determinadas cuestiones. “Acostarse directamente, y fue prohibida en Aries, teniendo un contrato por cinco años, por un señor que era un hijo de mil putas que ya no está, Jorge Porcel. Y me hago cargo”.

En contraposición, resaltó la buena actitud de otro capocómico, Alberto Olmedo. “Era un señor, la otra cara de lo que tiene que ser un ser humano. Lo llamabas a las tres, cuatro de la mañana y te preguntaba si necesitabas algo”.

SEGUIR LEYENDO.