Santo en la Web y en la Red

24 de junio, 2024

Cande Tinelli. Respondió a los heaters. “Ridículos, pero en boca de todos”. VIDEO

Las críticas llegaron al subir un video en su cuenta de Instagram.

La influencer Cande Tinelli respondió a los haters luego de bailar en ropa interior y no se calló nada, “Che, ¿te da envidia?”.

Cande subió un video bailando en ropa interior al ritmo de “Aprender a amar” de Nathy Peluso, por lo cual generó una serie de críticas a lo que ella respondió directamente sin problemas.

En las imágenes, la joven baila mientras se prueba distintos atuendos: desde un pantalón y un top, hasta ropa interior, pasando por un vestido blanco y una pollera negra con una remera deportiva blanca y roja. Finalmente, mientras se cambia en pantalla, elige la camiseta de fútbol con un jean celeste y unas botas blancas, a las que acompaña con una cartera marrón.

Todo el proceso fue acompañado por ese tema musical, del que ella destacó un texto que acompaña: “No me meto, pero sí me meto. Con este temazo les muestro la indecisión que manejo en el día de hoy gracias a mi periodo”, posteo.

Y no tardaron en llegar las críticas, “Se le mueven las prótesis”, comentó una usuaria, a lo que ella no dudó en responder: “Che, ¿te da envidia?”. En tanto que otros criticaron sus tatuajes y sus retoques estéticos, pero la influencer se defendió de las críticas con respuestas directas.

“Tiene pinta de que se hizo la cola”, fue otro de los mensajes que leyó la joven. Otra opinó: “Qué chica bonita, pero parece que tiene la cabeza separada del cuerpo”, a lo que Cande respondió: “¿Sí? Lloraré”.

Otro comentario decía: “Tan bonita y como se arruinó el cuerpo con los tatuajes”, y la hija del presentador reaccionó: “Es que los amo”. Por otro lado, otra crítica decía: “Ridícula como tu padre”, y Cande expresó: “Ridículos, pero en boca de todos”.

También recibió mensajes de apoyo por parte de sus seguidores como: “Hermosa por donde se la mire, muchas quisieran ser como ella”, “Ay, por Dios, dejen de criticar y aprendan y recuerden que no se habla del cuerpo ajeno”.

Seguir leyendo