Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 7 de diciembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Espectáculos

Diego Leuco. Amor platónico con una periodista.

Ella le prometió que iba a dejar a su novio pero no lo hizo.

Diego Leuco contó estar enamorado de una colega que le rompió el corazón hace más de dos décadas.

Según el periodista y conductor,  Diego Leuco, comento en una entrevista con Grego Rossello, en su canal de Youtube “Ferné con Greco”, y sostuvo que estuvo enamorado perdidamente de una colega pero no pasó a ser más que un amor platónico.

Comenzó el relato diciendo que la historia de amor a primera vista ocurrida dos décadas atrás que, sin embargo, no terminó bien, ya que también la joven periodista que, como él, cubría el juicio por el encubrimiento del asesinato de María Marta García Belsunce, terminó rompiéndole el corazón.

“No llegué a ser el amante… Era una historia más bien platónica. Éramos como dos periodistas jóvenes que se encuentran en un juicio oral, con jueces y fiscales, y se gustan y se miran”. 

Yo estaba trabajando en Noticias, fue el primer trabajo fuerte en el que me sentí periodista. Y tuve que ir a cubrir el juicio por el encubrimiento del asesinato de María Marta García Belsunce. Ahí había otra periodista que lo estaba cubriendo para otra revista y me enamoré perdidamente”, dijo.

Diego Leuco junto a su compañera Luciana Geuna.

La joven, al parecer, nunca permitió que ese amor superara lo platónico, ya que volvió a encontrarse con Leuco y volvió a martirizarlo, según parecería, al negarse a concretar lo prometido, o más bien lo ansiado por el joven.

“Los dos habíamos ido a cubrir una competencia de snowboard en Chile. Todo hermoso, un hotel espectacular, y me había enterado de que se había separado. Dije: ‘¡Es la mía!’”. Pero: “Estuvo todas las noches con un corredor de snowboard distinto” menos con él, comentó irónicamente Diego.

Para graficar este último encuentro, recordó: “Un día, a la mañana voy a desayunar en el hotel y veo que ella no estaba. Entonces, dije: ‘Le voy a llevar algo a la habitación’. Agarré unos huevitos revueltos, unas frutitas, una pancetita, un juguito, un cafecito. Puse todo en una bandejita y golpeé la puerta de su habitación. Me abre la chica en cuestión y en la habitación estaba uno de los riders, y yo como un pelotudo. Además, no sabés lo que eran los chabones, todos holandeses, finlandeses, pectorales, abdominales, rubios”. finalizó el periodista entre risas y carcajadas.