Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 24 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Espectáculos

Fátima Florez. Evangélica Anderson y Fernanda Vives le hicieron la vida imposible en sus comienzos.

«Eran las 2 manzanitas que podrían todo el cajón».

Fátima Florez reveló que en sus comienzos Fernanda Vives y Evangelina Anderson le hicieron la vida imposible cuando compartieron elenco en El viaje del humor, la revista encabezada por Jorge Corona allá por 2005.

Desde el móvil de Intrusos (América TV), Fátima recogió el guante sobre el cruce tuvo semanas atrás con Fernanda Vives después de la entrega de los Estrella de Mar, donde la ex de la Tota Santillán disparó contra ella por declarar que no sabía en qué obra estaba.

“Me llamó la atención porque estuvimos nominados en la misma terna. Y habla de poca humildad no saber quiénes son tus compañeros de terna”, declaró entre otras cosas Vives furiosa

“A mí me han hecho cosas muy serias, que yo no conté. Me hicieron cosas muy feas. Me han hecho de todo, maldades feas. Estábamos en una revista y ellas me escondían zapatos, me rompían plumas y brillos de los trajes”, comenzó diciendo Fátima

“Se auto robó unos aros y me quería echar la culpa a mí, pero al final todos se dieron cuenta de lo que estaba haciendo… los aros aparecieron mágicamente después”, recordó la mujer de las mil voces con el humor que la caracteriza.

“Hoy yo me río, eran otros tiempos, esto pasó hace muchos años donde naturalizábamos ciertas situaciones y pensábamos que por recién arrancar nos teníamos que bancar algunas cosas. Creo que nadie le tiene que faltar el respeto a nadie. A mí me cargaban con algo que no es un insulto para mí, pero yo venía de trabajar en Perú y ellas me decían que yo era peruana como si fuera un insulto”

“Yo podría haber contado todo esto y tener mis cinco minutos de fama, pero nunca fui por ese lado, las peleas me hacen daño». Y contó otra maldad más de las tantas que solían hacerle para que pague el derecho de piso. «Yo creo que las dos se potenciaban. A veces me sacaban charla para que yo me distraiga y no llegue a mis escenas en la obra. Ellas eran las dos manzanitas que pudrían todo el cajón. Nunca me pidieron perdón, después se hacen las grandes señoras pero tienen un currículum”