Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 1 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Espectáculos

Gimena Accardi y Nicolás Vázquez desean tener un hijo.

Los actores están en pareja hace nueve años. Juntos hace la exitosa obra «El otro lado de la cama» y conducen «Como anillo al dedo» por El Trece. Para ellos, es el mejor año de sus vidas y quieren coronarlo agrandando la familia.

«Es nuestro mayor deseo», afirmaron Nicolás Vázquez y Gimena Accardi, sobre las ganas de traer un niño al mundo, en una entrevista con la revista Gente, la primera que realizan juntos desde que están en pareja. «No somos la pareja infalible ni queremos vender perfección. Tan sólo nos resulta simple ser así; nos queda fácil amarnos»

Vázquez, que estuvo casado con la actriz Mercedes Funes entre 2006 y 2007. «Hace poco le dije a Gime «amor, tengo ganas de casarme'», le dijo Nicolás a Gimena. Y ella agregó: «Fantaseamos con la idea. Pero sería algo sin cura, firmas ni anillos. Será de repente y cero estrés: un festejo de amor muy hippie y con la bendición de algún amigo».

Su relación comenzó como una amistad hace diez años, cuando interpretaron a los hermanos de Marco en «Alma Pirata» por Telefe. Un año después, mientras trabajaban en Casi Ángeles, él se divorció y ella lo contuvo con un abrazo de contención. «Sin querer, algo en las entrañas nos pasó para siempre», recordaron.

«Muchas veces me siento raro charlando sobre amor entre amigos. Algunos hablan de presiones, de mujeres que rompen los huevos, y no puedo compartir sensaciones. Gime me enamoró porque anda por la vida sin rollos ni grandes pretensiones, sólo buscando ser feliz. Ella me enseñó a equilibrarme, a pensar en mí y a quererme un poco más. Hasta Gime, el amor era vivir una historia: ahora no puedo imaginar la vida de otra manera», dijo el galán.

Ella concluyó: «Tenemos un amor sin reglas, leyes ni prejuicios. Vivimos recordando que nada es tan grave como parece. Entonces el humor se cuela más fácil y la convivencia se hace divertida».