Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 21 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Espectáculos

Luciano Castro. Flor Vigna confesó, «No había descubierto nada del sexo y Lucho me enseñó otra conexión». ¡Grande maestro!

«Un día me miró desnuda y me dijo, <nunca te operes>. No dejo de aprender de él y sus miradas».

Flor Vigna hablo de la intimidad en su relación con Luciano Castro. Lo hizo en nota con Sebastián Soldano para Teleshow.

“Era muy virga. Flor Virga. Yo no descubrí nada del sexo hasta después de los 25 años. Apenas sabía hacer un misionero. Y admito que fue una responsabilidad mía” Comenzó Flor al hablar de su sexualizad.

«Me redescubrí a mí misma por un nuevo amor” .

“Pasó con Lucho. Cuando él me dijo: ´Qué lindo que es ese lunar que tenés ahí´, yo me enamoré de ese lunar. De un lunar al que jamás le había puesto atención. La conexión con otro, con su mirada, con su piel, te hace percibirte de otra forma”.

Asegura que “Lucho tiene algo muy lindo. De cuidado, de preguntar qué quiero y necesito”.

“Me enseñó a amarme y a que yo también puedo ser mimada”.

“Un día me miró desnuda y me dijo: ´Nunca te operes´. No dejo de aprender de él y de sus miradas”

“Miro a Lucho y pienso: ´Yo te conozco de otra vida´. Tenemos demasiado en común”.

“Hay muchos puntos en común en nuestras historias. Los dos venimos de familias muy humildes. De chico vivió en el mismo barrio que yo”.

“Además, nuestras carreras empezaron en formatos parecidos (Combate y Jugáte conmigo): chicos desenvolviendo sus personalidades en un contexto de equipo y abriéndose camino hacia otros ámbitos como el de la actuación, por ejemplo”.

Luego se refirió a como lo conoció en agosto 2021 en un gimnasio de Vicente López. “Lucho va a entrenar como un mendigo. Así vive en la diaria, totalmente desarmado. Usando las dos remeras que dejó acá, y que son las peores”.

“Tal cual lo vi venir ese día. Cuando se me acercó todo zarrapastroso, con esa voz de camionero hermosa que tiene, ya hubo algo que me llamó mucho la atención, y es la simpleza. Y yo me identifiqué. literal y metafóricamente hablando, no me banco el maquillaje durante mucho tiempo. Entonces me enamora profundamente ese aspecto de él”.

“Me encaró y me dijo: ´Che, ¿cómo estás? ¿Todo bien? Vamos a laburar juntos, ¿sabías? ´. Le respondí: ´Huy, sí, pero no podemos hablar nada por el contrato de confidencialidad…´. ´Bueno, pero podemos hablar de otras cosas´. Y bueno… Ahí empezamos a hablar de otras cosas”.

EN ESTA NOTA: Flor Vigna Luciano Castro