Santo en la Web y en la Red

16 de abril, 2024

Marta González. “Lo mejor seria morirme. No quiero ver sufrir porque uno está sufriendo”.

La artista fue diagnosticada con cáncer por tercera vez.

La dramática confesión de la actriz Marta González tras ser diagnosticada de cáncer y confesó que a veces le gusta pelear contra la enfermedad.

La artista de 79 años fue diagnosticada con cáncer por tercera vez y reveló que le resulta cada vez más difícil llevarla la situación y que le cuesta encontrar fuerzas para seguir adelante.

“Tanta gente que quiero, la muerte a mí no me asusta, me asusta el sufrimiento. No quiero hacer doler a la gente que me rodea”, comentó en una entrevista con el portal Teleshow.

Además, aclaró sobre su estado de ánimo: “Estoy un poquito cansada. Pero tengo que seguir luchando porque me lo pide mi hija y porque también me gusta vivir”.

También en el programa de Tomás Dente comentó que, “No quiero que mi hija sufra, que mis nietos sufran, por eso también me da fuerza para estar siempre con el mejor humor. Lo mejor sería morirme. No quiero ver gente sufrir porque uno está sufriendo. Ya tuve a mis dos padres que tuvieron una larga enfermedad y yo decía ‘no es mi mamá ni mi papá’. Se convierten en una bolsa de dolor, y te da un dolor tan grande”.

La reconocida actriz también mencionó que “cada cinco años me pasa, creo que tienen que ver mucho las enfermedades con las cosas que uno tapa. Y yo me trago las cosas, y esto creo que es producto de eso. Yo creo que hay muchas cosas que yo no me perdono, soy muy exigente conmigo misma y ahora que paso la vida digo ‘cómo permití esto, como no reaccioné, qué tarada’”.

Cabe recordar que Marta González perdió a su hijo Leandro en 2001, algo que la hace soñar con un posible reencuentro en otro plano. Durante el reportaje, se sinceró: “Tengo la esperanza de verlo de nuevo a Leandro, que en 2001 se fue. Yo estoy en el teatro y antes de salir a escena mi oración es ‘señor que la gente que vino se olvide de todo, disfrute este momento y por favor, ángeles, vengan, Leandro vení, asistirme’. Y yo lo veo que me asiste”.

Seguir leyendo