Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 26 de julio, 2021
Espectáculos

Natacha Jaitt. Conmovedor testimonio de su madre.

«Era una mujer muy cálida de muy buen corazón era una hija amorosa».

La mamá de Natacha Jaitt, Aliza Damiani, acompañada por su hijo Ulises, rompió el silencio en el ciclo Los Ángeles de la Mañana para recordarla y volver a pedir que se haga Justicia.

 “Era una mujer muy cálida, de muy buen corazón, era una hija amorosa. Éramos sumamente unidas, teníamos una afinidad”

“Ella siempre tuvo un carácter fuerte, desde que iba al jardín se destacaba como dibujaba, los maestros me decían que tenía una mente especial, que era muy brillante. Ese perfil se notaba. Ya cuando empezó a leer se sacaba siempre 8 y 9. Era una excelente alumna y muy buena amiga”

Natacha había logrado ser muy exitosa en España, pero decidió regresar a la Argentina para estar con su primera hija Antonella. La relación entre Aliza y su hija se rompe cuando la mediática se enamoró de un primo, el actor Adrián Yospe y  nació su segundo hijo, Valentino.

“Fue un antes y un después. Cuando ella inicia una relación con él, luego la blanquea y empiezan los problemas. Este muchacho la introduce en la droga y la separa de la familia. Él la destruye, se convierte en una Natacha que no era la que nosotros conocíamos”

“Era un huracán, Ulises (su hermano) hizo todo, se le habló de internarse y ella no quería. Decía que su adicción era social, que era solo los fines de semana y lo podía manejar. Sus hermanos la acompañaron en todo. Pero la droga despersonaliza, cambia la personalidad, yo no lo digo para justificar a mi hija, sino que destroza las familias”.

 “Yo me despierto de noche porque siento que me abrazan y me besan. Me levanté, fui a buscar el celular. Lo enciendo, y aparece en Facebook: Natacha muerta en Benavídez. Yo empecé a gritar sola. Después lo llamé a mi hijo…. Fue mi hija la que me abrazó y me besó”.

“Es algo algo terriblemente duro para una mamá el fallecimiento de una hija. Más en la forma que me tocó. Ella se venía acercando. Le dijo a mi nieta: ‘Tengo ganas de estar con mi mamá’”.