Santo en la Web y en la Red

18 de junio, 2024

Verónica Ojeda. Otra víctima de Lotocki. Tiene “granulomas encapsulados, dolores en la cintura y durezas en la zona de los glúteos”. VIDEO.

“Después de la operación me interné en una clínica porque no estaba bien. En un momento me sentí muy mal y quise ir al baño, pero cuando intenté levantarme de la cama me desvanecí”.

Verónica Ojeda, la ex pareja de Diego Maradona, habló sobre los problemas que le ocasionó luego de la operación con Aníbal Lotocki en el año 2013.

Otra víctima más del cirujano, quien se comunicó con Daniel Ambrosino de América Noticias para confirmarle que tenía “granulomas encapsulados, dolores en la cintura y durezas en la zona de los glúteos” a raíz de la operación que se realizó con él allá por el año 2013 después de haber dado a luz a su hijo, Dieguito Fernando Maradona.

Según transmitió el periodista en América Noticias, la expareja de Diego Maradona se había realizado “una lipoaspiración en abdomen, cintura y espalda para quitarle exceso de tejido graso, y relleno de glúteos”. Y que, como consecuencia de esta cirugía, hoy sufre serios problemas que la afectan en su vida diaria. “Los médicos le aconsejan no hacer ningún tipo de gimnasia para que no fuerce lo que tiene que ver con la cintura o con los glúteos y así no provocar cierto dolor en esa zona”, señaló Ambrosino.

No obstante, la actual pareja del abogado Mario Baudry le aclaró al periodista que no inició ninguna causa contra Lotocki y que, a esta altura, no podría denunciarlo porque el caso estaría prescripto. Pero que, de todas formas, estaría dispuesta a colaborar con el resto de los denunciantes presentándose como testigo en caso de ser necesario. Y le adelantó que, en los próximos días, se irá a realizar un estudio especial con el doctor Alejandro Druetto para analizar su situación.

 “Cuando tuve a Dieguito, había engordado mucho, y como me sentía con exceso de peso decidí operarme. Fui a un montón de cirujanos plásticos pero ninguno quería hacerme la cirugía porque todos me decían que tenía que esperar por lo menos un año, que es el tiempo indicado después de un parto. Hasta que una amiga en común del ambiente me recomendó a este hombre. Cuando lo fui a ver obviamente me dijo que sí podía operarme y que podía hacerlo enseguida, a la semana siguiente”, comenzó relatando.

Y continuó, “Me hice una lipo pero después él me agregó un poco de relleno en las caderas porque no tengo nada en esa zona. El tema es que yo no se lo había pedido, lo único que le pedí fue una lipo absoluta, porque me veía mal y él me agregó cosas en otros lugares que yo no le había pedido”.

También explicó el riesgo que corrió durante el posoperatorio. “Después de la operación me interné en una clínica porque no estaba bien. En un momento me sentí muy mal y quise ir al baño, pero cuando intenté levantarme de la cama me desvanecí. No había ni una enfermera y yo perdía mucha sangre. En ese momento toda mi familia me trasladó a otra clínica en Ezeiza, donde me hicieron una transfusión de sangre. Ahí me dieron el alta y regresé a mi casa a seguir el reposo absoluto pero me volví a sentir mal y me internaron en el Sanatorio Los Arcos. Otra vez me realizaron una doble transfusión de sangre. La pasé muy mal, después de eso no me quise hacer nunca más nada”, admitió.

Y por último comentó: “Cuando empecé a ver todos los casos de las chicas que había operado fui a hacerme un montón de estudios. Lo fui a ver al doctor Cahe y le expliqué que tenía dolores, que sentía durezas en varias partes del cuerpo. Me acuerdo que me hizo muchos ultrasonidos hasta que me compré el aparato para poder hacérmelo yo misma en mi casa. Supuestamente Lotocki me iba a poner la misma grasa de mi cuerpo, pero es el día de hoy que me sigue doliendo y todavía no se sabe qué me puso. Constantemente me hago chequeos, yo estoy bien pero los dolores están y tengo granulomas en diferentes partes del cuerpo”.

Seguir leyendo