Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 21 de junio, 2021
Espectáculos

Víctor Hugo Morales. «Los pies no los puedo despegar del piso correctamente».

Su vida después del coronavirus.

Víctor Hugo Morales estuvo casi 2 meses internado por una neumonía bilateral como complicación del covid.

El periodista de 73 años debió someterse a una rehabilitación en un centro específico por el desgaste físico que el virus le generó en el cuerpo.

“No tuve conciencia de lo grave que estaba. Lo sabía mi familia pero no lo supe yo hasta que había pasado el momento más severo”, dijo el conductor en una entrevista con Dady Brieva para Radio El Destape.

“Recuerdo una vez que iba a la tomografía computada y me dio una especie de golpe de inmensa tristeza a lo largo de todo el cuerpo, una especie de melancolía, una sensación rara, pero que después entré a la tomografía y me olvidé del tema. Pero hubo un instante antes de saber que había estado bastante grave que me preocupé un poco, pero en líneas generales lo llevé bastante bien”.

“Esto es gravísimo Dady, verdaderamente es devastador. Los pies no los puedo despegar del piso correctamente. Y hay secuelas de órganos que se han deteriorado, que se han debilitado en función de mucho tiempo que estuve internado”.

“Estoy bien de ánimo, en manos de personas que me están ayudando para recuperarme, confiado de que lo voy a poder hacer. Pero también resignado que a mí me tocó una de las cosas verdaderamente muy negativas de este tiempo que la saqué barata, porque estoy vivo y te lo estoy pudiendo contar”.

“En determinado momento en la terapia intensiva salían 7 de cada 10 y ahora 3 o 4 nada más”.

“Dady, te aseguro que en mi cuerpo yo siento que el covid es absolutamente devastador. Yo creo que nunca en mi vida me voy a recuperar de los efectos del covid. Es decir, lo que el covid instaló en mí lo puedo más o menos manejar, equilibrar un poco, tener una mejoría por acá. Pero aparece otra cosa por allá. Todos los días tenés una novedad negativa: cuando no aparecés con un ojo en compota rojo que no podés entender por qué, aparecés con un dolorcito de la próstata. Todo se ha debilitado”.

“Yo era un tipo con una salud extraordinaria hasta noviembre del año pasado. Eso empezó a deteriorarse un poco, una cuestión del corazón que con un marcapaso ya estaba bien y después vino el covid. Lo que sucede en el cuerpo, por suerte no en la mente todavía le doy mucha pelea”.