Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 9 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Sonrilandia

Martha Wolff. Calzoncillo chico Imaginación grande. NUEVO VIDEO.

Soy  Martha Wolff, periodista, escritora y directora de documentales. Pero como no me alcanzó hacer largometrajes me dediqué a los cortos, es decir a contar historias, hacer humor, personificar a mujeres que admiro brevemente, entre cinco a diez minutos, en los que digo verdades con sutilezas sobre la vida, el amor, las pasiones, etc.

Es el arte de la síntesis, que viene de mi antigua profesión de epigrafista en libros de historia, que hice con el editor Manrique Zago, sobre las inmigraciones que llegaron al país. El trabajo que hacía y hago tiene que ver también con mis años de radio en los que había que acortar textos, adaptándolos a los tiempos de transmisión, que llegué a contar en cinco minutos, suficientes para despertar interés por el tema, el personaje o el acontecimiento.

Mi amor por los monólogos, que comencé a filmar, tiene que ver con el arte de relatar algo dejando de lado lo periférico e ir a lo meduloso, ya sea de una persona, un hecho, un famoso o una situación graciosa, en la que se destaca lo importante de lo que se elige para que tenga ritmo, despierte risa, interés y cuyo final debe ser el remate. Es una gran tarea de estudio e investigación para lograrlo. Es una pelea de la palabra justa con la expresividad. El hecho que vivimos apurados, con poco tiempo, el resultado responde a la frase que reza: bueno y breve, dos veces bueno.

Soy la autora de los escritos de mis monólogos, soy la que actúa, porque tomo clases de teatro haciendo stand up y monologando, me ocupo de los lugares afines a los temas que me motivan a hacerlos y del vestuario para completar el objetivo.

De los casi cuarenta videos que he filmado debo confesar que tengo como aliada a mi pasión por la escritura, mi memoria para recordar los textos, y un amor enorme hacia la comunicación monologando, standupeando que no es un arte menor.