Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 22 de septiembre, 2021
Info

10 muertos. 16 heridos. Ataque en Afganistán.

Las víctimas trabajaban en retirar minas y explosivos para resguardar a poblaciones vulnerables.

10 empleados de la organización británica de desminado HALO Trust murieron y otros 16 resultaron heridos en un ataque reivindicado por la milicia radical Estado Islámico (EI) a unos 260 kilómetros al norte de Kabul, la capital de Afganistán.

En un comunicado, el EI explicó que había penetrado en el recinto de la asociación británica HALO Trust.

Que «agrupó a los desminadores en dos habitaciones para luego abrir fuego contra ellos», informó el portal de vigilancia de sitios islamistas SITE Intelligence.

Entre 5 y 6 hombres treparon los muros que protegían la sede de la organización, cortaron los generadores de electricidad y reunieron a los 140 empleados -todos ellos afganos- que estaban descansando.

Iban todos enmascarados. Uno preguntó si había hazaríes, en referencia a la minoría mayoritariamente chiíta que suele ser objeto de ataques de los insurgentes.

«Luego, uno (de los asaltantes) ordenó: ‘¡mátenlos a todos!’ y empezaron a disparar. Intentamos huir, algunos murieron, otros fueron heridos», dijo un testigo.

El ataque duró dos horas.

El vicepresidente afgano, Amrullah Saleh, había imputado el ataque a los talibanes y aseguró a través de Twitter que «querían robar dinero y minas sin explotar».

James Cowen, el director de la ONG, explicó a la radio BBC que los talibanes locales ayudaron a acabar con el ataque.

«Un grupo de talibanes locales nos ayudó e hizo huir a los asaltantes», aseguró Cowen.

El vocero de los talibanes, Zabihullah Mujahid, también desmintió que los insurgentes estuvieran involucrados en el ataque.

«Condenamos los ataques contra gente indefensa», afirmó en Twitter.

«Mantenemos relaciones normales con las ONGs, nuestros muyahidines (combatientes islamistas) nunca emprenden actos violentos», añadió.

El coordinador humanitario de Naciones Unidas en Afganistán, Ramiz Alakbarov, consideró en un comunicado que es «repugnante atacar a una organización que trabaja en retirar las minas y los explosivos para mejorar la vida de poblaciones vulnerables».