Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 6 de agosto, 2021
Info

200 familias pudieron reencontrarse por 3 minutos. La frontera que marca el Río Bravo fue el escenario.

Emocionante encuentro entre migrantes y seres queridos que están en México.

Integrantes de unas 200 familias pudieron reencontrarse, por apenas tres minutos, en la frontera que marca el río Bravo y que separa Estados Unidos y México, una posibilidad que habilitó el evento “Abrazos, no muros”.

Con remeras blancas y azules, los familiares pudieron abrazar a seres queridos que, en muchos casos, no veían desde hacía varios años, mientras grupos musicales cantaban clásicos mexicanos.

El reencuentro colectivo se dio en la frontera entre Ciudad Juárez, del lado mexicano, y Sunland Park, del lado estadounidense, impulsado por la Red en Defensa de los Derechos de los Migrantes.

Desde bien temprano las primeras familias que buscaban reencontrarse hicieron fila a cada lado del río, mientras hablaban representantes de organizaciones civiles que organizaron el evento como forma de protesta contra las políticas migratorias que mantienen separadas a miles de familias entre Estados Unidos y México y también Centroamérica.

“Hay razón para fronteras entre países pero no deben dividir a las familias”, dijo Marco Raposo, director del Ministerio de Paz y Justicia de la Diócesis Católica de El Paso.

Del lado mexicano, cada una de las personas que se reunió con algún pariente debió hacerse antes una prueba de Covid-19 como parte de los protocolos exigidos.

Fernando García, director de la Red en Defensa de los Derechos de los Migrantes, criticó que la política de Estados Unidos “esté destruyendo” a familias latinas, por lo que esta actividad también es un acto de protesta contra el Gobierno de ese país.

El director de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Ciudad Juárez, Rogelio Pinal, reivindicó esta estrategia de “unir a familias que no pueden cruzar”.

«Es quitar las fronteras de los dos países y es un evento muy humanitario, que une a quienes tienen muchos años sin verse y les da paz», manifestó el funcionario.

Con el cambio de Gobierno en Estados Unidos, se anularon muchos de los decretos restrictivos aprobados por el republicano Donald Trump; sin embargo, su sucesor, el demócrata Joe Biden, mantiene la negativa a ampliar significativamente los canales para ingresar legalmente al país y actualmente negocia con México y naciones centroamericanas para buscar formas de frenar los flujos migratorios hacia el territorio estadounidense.