Santo en la Web y en la Red

28 de mayo, 2024

Reino Unido. Ambientalistas cubren con tela negra la mansión de primer ministro británico.

Fueron detenidos.

4 activistas de la organización Greenpeace fueron detenidos tras cubrir la casa de verano del primer ministro británico, Rishi Sunak, en North Yorkshire, Inglaterra.

Con una tela de color negro como protesta por los planes gubernamentales de llevar adelante más perforaciones de petróleo y de gas en el Mar del Norte.

Los manifestantes de la organización ecologista subieron al techo de la mansión utilizando cuerdas y escaleras.

La cubrieron con una tela negra simulando el color del petróleo y se quedaron allí durante más de tres horas.

Desplegaron también una pancarta con una frase que decía “Rishi Sunak ¿Las ganancias del petróleo o nuestro futuro?”.

los activistas fueron llevados fuera de la propiedad por agentes de policía una vez que bajaron del techo.

El primer ministro se encuentra de vacaciones en California, por lo que no estaba en la casa.

“Nuestra acción fue completamente pacífica y fuimos diligentes para asegurarnos de que no hubiera nadie en casa y que no se causaran daños a la propiedad”, dijo en un comunicado el activista climático de Greenpeace Reino Unido, Philip Evans.

“Hemos cooperado plenamente con la policía y los activistas fueron detenidos. Sentimos que era importante llevar este mensaje directamente a la puerta del primer ministro , ya que es el propio Sunak quien firmó la decisión de otorgar estas licencias y es él quien tiene el poder de revertir esta decisión”, añadió.

“Así que le preguntamos una vez más al primer ministro, Rishi Sunak, ¿de qué lado está usted, de las ganancias de las grandes petroleras o de nuestro futuro?”.

La acción se produjo durante un verano marcado por impactos climáticos crecientes que incluyen temperaturas inéditas, inundaciones y otros fenómenos.

El Gobierno de Sunak fue criticado duramente por avanzar en los planes para otorgar alrededor de 100 nuevas licencias de explotación de petróleo y gas en el Mar del Norte, que según Greenpeace serán catastróficos para el clima.

Seguir leyendo