Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 18 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Info

Asesinado de 2 puñaladas en el cuello. Los sospechosos son uno de sus y hijos, la pareja y el hermano de la mujer de 17 años

Encontraron el cuerpo parcialmente tapado a 200 metros de su casa.

Un hombre de 73 años fue asesinado de dos puñaladas en el cuello y fue hallado en un descampado, en Oberá, Misiones.

El cuerpo se encontraba parcialmente tapado con tierra a solo unos 200 metros de su vivienda.

Los sospechosos del brutal crimen son su hijo y su nuera, quienes habrían emboscado a la víctima en momentos que iba a trabajar, para luego esconder su cuerpo en un descampado con la participación de otros familiares entre los que se encuentra un menos de 17 años.

La víctima, identificada como Juan Ángel Chemes, fue interceptada por un grupo de personas que luego de golpearlo dieron dos puñaladas a la altura del cuello, según pudieron reconstruir los investigadores.

Su yerno, salió a buscarlo ante la preocupación de la hija del hombre y encontró en un monte en el barrio Londín, a unos 40 metros de donde fue atacado, tapado con tierra y rodeado de marcas de sangre esparcida alrededor.

Sus hijos, Julio Alberto, de 32 años, y su pareja, con quien tenían muy mala relación, inmediatamente fueron centro de las sospechas por el crimen. Incluso en varias oportunidades habían amenazado de muerte al hombre.

El hermano de la acusada, de 17 años, habría sido cómplice del hecho, informaron medios locales.

«Papá siempre se opuso a la forma de vida que tenían y a los malos tratos de éstos para con sus hijos, es decir, sus nietos. Les marcaba que estaba mal lo que hacían y eso fue llevando a una relación muy conflictiva», aseguró Antonio, quien es hijo de la víctima y hermano del acusado por el crimen. Lo dijo en dialogo con El Territorio.

«Le tenían bronca por eso, porque papá no podía ver a sus nietos en esa vida que llevaban como consecuencia de lo que hacían los padres. Les corregía, trataba de que tengan algo mejor, pero en vez de entender, reaccionaban y lo atacaban, y eso llevó a que cometieran semejante ataque, planificado y en el que seguramente intervinieron más personas», agregó.

La Unidad Regional II de Oberá quedó a cargo de la investigación, y ordenaron la detención del sospechoso y de su cuñado.