Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 30 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Ataque a Cristina. Sabag Montiel y Uliarte, procesados por tentativa de homicidio calificado.

Embargos sobre sus bienes por 100 millones de pesos a cada uno.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti procesó con prisión preventiva a Fernando André Sabag Montiel y Brenda Uliarte como «coautores» del delito «tentativa de homicidio calificado».

Por haber intentado asesinar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner el pasado 1 de septiembre en la puerta de su casa en el barrio porteño de Recoleta,

La jueza los imputó por el atentando cuando la exmandataria saludaba a los manifestantes que fueron a expresarle su apoyo.

La magistrada entendió, además, que está «agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas» y que el plan criminal se venía pergeñando al menos desde el 22 de abril, según surge del fallo de 96 páginas al que accedió esta agencia.

Les impuso embargos sobre sus bienes por 100 millones de pesos a cada uno.

Sabag Montiel (35) es el hombre que le apuntó y gatilló a la dos veces expresidenta con una pistola Bersa calibre 32 que tenía cinco balas en el cargador.

Uliarte (23) es su pareja y aparece en la investigación como quien planificó el ataque junto al agresor.

La jueza señaló que Sabag Montiel actuó «disimulado entre la gente y con su rostro cubierto con un tapabocas y gorro de lana» y extrajo la pistola semiautomática Bersa calibre .32, con la numeración ‘25037’ en el lateral izquierdo del cañón «con el fin de dar muerte a la Sra. Vicepresidente de la Nación, tal como lo había planificado junto con su consorte de causa, Brenda Elizabeth Uliarte».

«Fue así que, encontrándose a corta distancia y apuntando hacia el rostro de la nombrada, accionó la cola del disparador, previo a haber montado el percutor del arma; sin embargo, no llegó a lograr su cometido pese a encontrarse el arma cargada con cinco cartuchos del mismo calibre y resultar apta para sus fines específicos», sostuvo en su fallo.

Sabag Montiel y Uliarte habían intentado matar a Fernández de Kirchner el 27 de agosto, el día en el que el Gobierno porteño dispuso la colocación de un vallado alrededor del ingreso al domicilio de la exjefa de Estado, lo que provocó una espontánea movilización hacia la zona por parte de la militancia kirchnerista.

Ese día, Sabag Montiel llegó a estar a metros del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Le mandó una serie de mensajes a Uliarte tratando de explicarle por qué había fallado.

«Que gracia me dan todos esos putitos ahí sacándose fotos, cholulos, haciéndose los peronistas con la ‘V’, vos llegas a tirar con el fierro ahí y llegas a arrancar a los tiros ¿Vos sabes cómo salen todos corriendo? Pánico, el caos que se genera», le relató.

«O sea, es muy difícil… O sea, si yo disparo, después de los tiros van a saber que yo tengo el fierro, voy a tener que sacar el cargador y me van a tener que sacar el fierro, pero no van a tener las balas, entonces eh me van a cagar a piñas, pero más de uno, a ver, me pueden agarrar entre varios, pero otros van a correr y va a ser muy difícil que se yo», continuó.

En una de las respuestas que le envió, Uliarte le dijo: «Ya llegué amor…¿Vos decís que no te van a agarrar? La onda es que metas el corchazo y te escapes».

Sabag Montiel fallaría en su empresa criminal y los militantes lo detuvieron y lo entregaron a la policía.