Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 15 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Atletas israelíes asesinados. Alemania ofrece otra vez un resarcimiento por el atentado durante los Juegos Olímpicos de Múnich 1972.

El vocero de los familiares de las víctimas declaró que están, «decepcionados y furiosos porque la suma ofrecida es un insulto».

Casi medio siglo después de Septiembre Negro, la masacre de atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Munich 1972, el Gobierno de Alemania renovó su oferta de resarcimiento a las familias de las víctimas.

La propuesta llegó tras décadas de disputas y fue rechazada por los familiares de los atletas asesinados durante el asalto a la Villa Olímpica durante los Juegos que, aun con ese hecho trágico en el medio, siguieron adelante.

El ataque fue obra del grupo armado Septiembre Negro, que exigía la liberación de los prisioneros palestinos en Israel y en Alemania.

11 integrantes de la delegación israelí fueron tomados como rehenes por el comando terrorista y 2 de ellos murieron durante el asalto, igual que un oficial de policía de Alemania Occidental.

En un posterior intento frustrado por liberar a los rehenes también murieron los 9 restantes y 5 de los 8 integrantes del grupo armado.

Los 3 agresores sobrevivientes fueron detenidos.

Un vocero del Ministerio del Interior alemán, informó al «Sueddeutsche Zeitung» que el gobierno decidió «resarcir una vez más por las graves consecuencias a las familias de las víctimas en términos tanto intangibles, como materiales».

Pero Ankie Spitzer, vocera del grupo, dijo que los familiares están «decepcionados y furiosos», porque “la suma ofrecida es un insulto”. No se publicó la suma propuesta.

Además de un resarcimiento económico, la disputa apunta a una revisión histórico-política de los hechos y a la apertura de los archivos relacionados con el caso, a los que los familiares nunca accedieron.

El secuestro fue obra de una facción Al Fatah y la OLP (Organización para la Liberación Palestina, ambas lideradas por Yasser Arafat), cuyos integrantes se hacían llamar “combatientes de la libertad”.