Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 4 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Avión bajo investigación. Paraguay avisó un mes antes que los tripulantes estaban como terroristas en una lista de Estados Unidos.

Se vincula al capitán de la aeronave al traslado de armamento desde 2018.

El ministro de Interior de Paraguay, Federico González, reveló que había avisado a las autoridades argentinas y de otros países sobre el avión venezolano con tripulación iraní que fue retenido en Buenos Aires.

Se alertó a los otros servicios de inteligencia de la región y consecuencia de eso es que Argentina y otros estados tomaron medidas también”, dijo el funcionario en diálogo con Canal 9 de Paraguay.

La aeronave de la empresa venezolana EMTRASUR aterrizó en el país vecino el pasado 13 de mayo y partió el 16 de ese mes. A bordo habían unos 18 tripulantes. Según indicó González, el motivo del viaje era transportar un cargamento de cigarrillos desde Asunción hasta Aruba valuado en USD 800 mil.

Recibimos la comunicación de que la aeronave está sancionada por el departamento del Tesoro de Estados Unidos y que los tripulantes son miembros de las fuerzas Al-Quds, que es la fuerza revolucionaria de Irán y que Estados Unidos los tiene en una lista de terroristas”, aseguró el ministro paraguayo.

También comunicó que le resultó sospechoso el número de tripulantes para un viaje de estas características y la procedencia de la aeronave, por lo que se decidió emitir la alerta.

Por otro lado, el sitio Intelli Times reveló que el capitán del avión, Golamerza Kazhami, se encuentra vinculado al traslado de armamento desde el 2018.

En ese año, se indicó que Kazhami se desempeñaba como presidente de la junta directiva de la compañía Kashem Air Fares. En ella operaba el avión de carga 747, utilizado por la inteligencia iraní para llevar a cabo la Guardia Revolucionaria en el misil Teherán-Beirut/Beirut para mejorar la precisión de esas armas en manos del grupo Hezbolá.

El nombre de Kazhami coincide precisamente con el de un miembro de la mencionada rama de las Fuerzas Armadas iraníes. «Es familiar del ministro de Interior de Irán y su nombre coincide con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria y administrador de una empresa ligada a Al Quds«, señaló el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández. «Si me preguntan si es él, no lo sé. Coincide el nombre«, agregó.

El piloto Gholamreza Ghasemi y su copiloto, Mohammad Khosraviaragh.

El ministro nacional también dijo que sobre los tripulantes iraníes no pesa ninguna alerta de Interpol. «Se les dio autorización para dormir y no se fueron por falta de combustible. Las empresas de acá no le quieren cargar por una posible sanción de Estados Unidos«, dijo.

El juez federal Federico Villena ordenó la retención de los pasaportes de los tripulantes iraníes y a la policía aeroportuaria que informe sobre cualquier movimiento del avión Boeing 747. Además de Ghasemi, también se encuentran Mohammad Khosraviaragh, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi.

El fallo se fundó en «la sospecha razonable de que la razón esgrimida al ingresar a Argentina podría no ser la real o verdadera».

SEGUIR LEYENDO.