Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 28 de octubre, 2020
Info

Batalla aérea. Se enfrentaron aviones de guerra turcos y armenios.

Naciones Unidas pidió «un cese inmediato de los combates»

Armenia sostuvo que uno de sus aviones de combate fue derribado por un avión de Turquía y que su piloto murió, luego de que Armenia y Azerbaiyán se acusaran mutuamente de atacar sus territorios.

El Ministerio de Defensa armenio dijo que el avión turco salió de una base en Azerbaiyán, horas después de que Turquía se dijera decidida a ayudar a Azerbaiyán a recuperar Nagorno Karabaj tras de 3 días de letales combates entre separatistas apoyados por Armenia y tropas azerbaiyanas en ese enclave.

El Gobierno turco negó las acusaciones de Armenia de haber derribado el avión militar, en medio de cada vez más fuertes pedidos internacionales de un alto el fuego luego de que el súbito recrudecimiento de ese conflicto de décadas en Nagorno Karabaj desatara temores a una guerra total entre Azerbaiyán y Armenia que podría arrastrar también a Turquía.

La acusación «es absolutamente falsa», señaló el director de comunicación de la presidencia turca, Fahrettin Altun.

Un funcionario de Azerbaiyán dijo que era «otra fantasía de la maquinaria de propaganda armenia».

El Centro de Información Unificada del Gobierno armenio dijo que el caza turco salió de la base aérea Ganja de Azerbaiyán y bombardeó «asentamientos y tropas terrestres de las Fuerzas Armadas de Armenia» ubicados «60 kilómetros dentro de territorio armenio».

El comunicado agregó que eso desató una batalla entre aviones armenios y turcos y fuerzas antiaéreas turcas.

La escalada militar de los últimos días entre Azerbaiyán y Armenia hace temer una guerra de dimensiones impredecibles, lo cual llevó al Consejo de Seguridad de la ONU a pedir «un cese inmediato de los combates» en la región separatista de Nagorno Karabaj.

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) intenta reactivar su misión de observación en esa zona.

Los 15 miembros del máximo órgano de decisión de la ONU aprobaron una declaración en «apoyo al llamado lanzado por el secretario general a ambos bandos para cesar inmediatamente los combates, rebajar las tensiones y retomar cuanto antes negociaciones constructivas».

Los Estados «condenan firmemente el recurso a la fuerza y lamentan la pérdida de vidas humanas entre la población civil», según el texto acordado tras la reunión de urgencia.

El Consejo de Seguridad mostró su «preocupación por las «acciones militares a gran escala» en Nagorno Karabaj, pero no tomó ninguna medida concreta con respecto al conflicto a las partes involucradas: Armenia, y su aliada la República de Artsaj (no reconocida internacionalmente), y Azerbaiyán y su socio más cercano, Turquía.

El consejo solo instó a las partes a colaborar con el llamado Grupo de Minsk -compuesto por Estados Unidos, Rusia y Francia- de la OSCE para retomar de forma «urgente» un «diálogo sin condiciones previas».