Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 21 de junio, 2021
Info

Carlos Corach. Reivindica el gobierno de Carlos Menem

Un libro con el análisis de importantes funcionarios de esa administración que sostienen «que fue una etapa positiva para el país».

Carlos Corach asegura que está retirado de la política hace muchos años, pero emprendió una nueva reivindicar la década de los 90 tras dos décadas de “demonización”.

Domingo Cavallo, Eduardo Menem, Raúl Granillo Ocampo y otra veintena de ex funcionario participaron de la compilación de artículos titulada Los noventa (Sudamericana).

Federico Millenaar lo entrevistó para Infobae.

El menemismo no existió, no existe ni existirá, fue una forma de querer aislar al equipo de gobierno de Menem del conjunto del peronismo”.

«Fue una idea del doctor Eduardo Menem y mía. Hemos hablado durante casi un año con todos los que escriben, que fueron los protagonistas de la década, hasta que reunimos un material importante. Nosotros creemos que existe una obligación ante la historia y ante la sociedad de darle los elementos necesarios para juzgar con objetividad la década del 90, que fue demonizada pero ha dejado como herencia aspectos sustanciales de la vida argentina»

«Una es la reforma de la Constitución, que fue aprobada con el consenso mayoritario de los argentinos y de los dos grandes partidos políticos de la época, que eran la UCR y el PJ. Fue la primera vez en nuestra historia que se sancionó una Constitución por consenso, todas las demás de 1852 en adelante se sancionaron a partir de una derrota militar o de la victoria de una facción, como ocurrió tras la caída de Rosas o la del 49, que fue una imposición del peronismo. Nosotros le hemos dado al país un ejemplo importante de que se puede alcanzar el consenso entre las fuerzas políticas. El acuerdo de Olivos es un ejemplo muy importante, porque siempre se habla del Pactos de la Moncloa, pero el de Olivos es más importante porque le ha dado al país una Constitución moderna que generó para la sociedad una cantidad de derechos hasta el momento desconocidos e incorporó los grandes tratados internacionales. Nosotros entendíamos que la política es alcanzar consensos, no es quebrar, demonizar o desprestigiar al adversario. La política no tiene enemigos a los que hay que destruir sino adversarios a los que hay que convencer».

«Menem terminó con los golpes de Estado. Los indultos de los líderes guerrilleros y de los militares los impulsa con la convicción de que era una contribución para la terminación de los golpes de Estado. Sin embargo, en diciembre del 90 se produce un nuevo intento de golpe con el coronel Seineldin que es abortado. Menem ya había advertido que era la última amnistía que se daba, lo reprimió con total severidad. Los protagonistas pagaron con largos años de cárcel».

«El indulto le daba a Menem la potencia moral necesaria para castigar las futuras intentonas de golpes. Después también tenemos la autocrítica por las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. Fue promovido por Menem e instrumentado por el general Balza»

«Otra cosa, la inflación que hoy está tan de moda. Yo fui designado ministro del Interior el 5 de enero de 1995, el diario Clarín publicó mi designación y abajo en un recuadro publicó: “La menor inflación en 51 años”. La estabilidad económica, la unión nacional y hasta el cupo femenino. Fue Menem el que incorporó en la legislación argentina el cupo femenino. Él tenía una visión muy clara. Yo era secretario de Legal y Técnica y me encarga la redacción del decreto. Cuando se lo llevo, lo mira y me dice: “Carlitos, con este decreto a las mujeres las van a poner al final, poné que debe haber una mujer cada tres candidatos”. Eso permitió el acceso de un número significativo de mujeres al Congreso.

«La famosa cantinela de la venta de las joyas de la abuela. ¿De qué joyas hablaban? Las empresas en manos del Estado por las cuales no había teléfonos para nadie y se tardaba años en conseguirlo. En YPF, nosotros conseguimos que la Argentina exportara petróleo y gas. Las autopistas, hoy no se podría circular por la General Paz si Menem no hubiera insistido en su ensanche. En aquel momento había gente que se ataba a los árboles para que no se ensanche. También controló el déficit fiscal y generó una extraordinaria corriente de inversiones extranjeras. Todo está expuesto por sus autores como Cavallo o Carlo Figueroa, entre tantos otros»