Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 6 de diciembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Carlos III. Las.manias del Rey.

Siempre viaja con su osito de peluche. No le gustan los escritorios chicos. El monarca desmintió que cuando debe viajar lleve sus tapas del inodoro y que aún invitado lleva su propio cocinero.

Del ahora rey Carlos III se dice que tiene muchas y diversas manías.

El mismo día de su proclamación como soberano, perdió brevemente la compostura ante la falta de espacio en el escritorio donde debía firmar los documentos.

Lo mismo ocurrió poco después en Irlanda del Norte, cuando una pluma defectuosa acabó manchando sus manos.

Con el inminente estreno de la quinta temporada de la serie ‘The Crown’, que abordará su problemática relación con Diana de Gales y su posterior divorcio, el periodista y biógrafo Christopher Andersen se prepara para el lanzamiento de un libro, titulado ‘The King’, que verá la luz a finales de este mes y que promete indagar de forma más profunda en curiosas y reveladoras anécdotas sobre la personalidad del monarca.

La más sorprendente es la teoría de que el rey Carlos siempre viaja con el osito de peluche de su infancia, símbolo del estrecho vínculo que, incluso a día de hoy, mantiene con su antigua niñera, Mabel Anderson, la única persona que cuenta con la facultad para reparar el muñeco cuando sufre daños debido al paso del tiempo.

«Sigue viajando con su osito de la infancia. Lo tiene desde que era muy pequeño… Mabel Anderson, su antigua niñera, es la única que puede remendarlo. Siguen estando muy unidos», explicó el escritor en conversación con el programa ‘Entertainment Tonight’.

El monarca va a todas partes con un asiento propio para el inodoro y que, siempre que puede, recurre a su chef personal para que le prepare sus platos preferidos, sin importar dónde estén y de la disponibilidad de ciertos ingredientes. Esas dos creencias, no obstante, habrían sido desmentidas personalmente por el rey.

«La gente que trabaja en palacio, la gente que ha trabajado concretamente para él lo dice… Cuando va a cenar a otras casas, por lo general se lleva a su propio cocinero para que le haga lo que a él le gusta, hasta el punto de que a veces come separado del resto. Hace lo que quiere y cuando quiere», señaló Andersen.