Santo en la Web y en la Red

18 de junio, 2024

Carlos III. Se subastan los dibujos que hizo a sus padres cuando era chico.

Son 10 la base de es de 5 mil euros.

Los dibujos realizados por el ahora Rey de Inglaterra Carlos III retratan a la Reina Isabel II con toda su majestuosidad, luciendo una tiara en su cabeza. El Príncipe Felipe de Edimburgo está representado con un elegante traje y una pajarita.

Estas “obras de arte” están siendo subastadas a un precio superior a los 5.000 euros.

La sorprendente colección consta de 10 diseños creados por el príncipe de Gales en su infancia. Estos dibujos han salido a la luz recientemente. En ellos se pueden apreciar desde dibujos de animales hasta dedicatorias dirigidas a sus padres, la reina Isabel II y el príncipe Felipe de Edimburgo.

La colección de bocetos, titulada “Mamá y Papá”, muestra al fallecido matrimonio real vistiendo elegantes prendas.

La reina es retratada con un vestido a rayas, pendientes y su icónico bolso, mientras que el duque viste un traje y corbata. El príncipe Carlos de Inglaterra ya mostraba su pasión por la pintura. Se estima que fueron creadas entre 1953 y 1955.

Estos recuerdos fueron acumulados durante muchos años por el periodista y corresponsal real Henry Ramsay Maule, entre 1950 y 1970. Maule era un amigo cercano del fotógrafo real Marcus Adams y mantenía una larga relación laboral con los miembros de la familia real británica.

Obtuvo la aprobación del Palacio de Buckingham para escribir una biografía del príncipe Felipe de Edimburgo, lo que le permitió acceder a información confidencial, recopilar imágenes y datos. Maule falleció en 1981 sin completar su obra.

Después de su muerte, toda esta colección fue abandonada por su familia, hasta que finalmente fue recuperada más de cuatro décadas después.


El rey Carlos III, además de retratar a su familia, dedicó su infancia a plasmar en papel conejos, ardillas y pájaros. Uno de los dibujos más especiales de su colección es el de un camión de reparto con un letrero que dice: “Happybright Mr. Charles’s Shop”.

Muchos de estos bocetos están dedicados a su padre, con notas en el reverso como: “Querido papá, deseo que estés en este barco” o “querido papá, con amor de Charles”.


Su pasión por la acuarela es tan profunda que sus obras han sido exhibidas en numerosas ocasiones. La primera exposición tuvo lugar en el castillo de Windsor en 1977, donde sus obras se presentaron junto a las de la reina Victoria. Desde entonces, se estima que ha obtenido más de dos millones de libras esterlinas (alrededor de 2,3 millones de euros) en ventas de copias de sus acuarelas, lo que lo convierte en uno de los artistas vivos más exitosos en el Reino Unido. Su majestad nunca vende los cuadros originales, ya que prefiere conservarlos en sus residencias familiares como tesoros personales.

Seguir leyendo