Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 24 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Info

Chile. Asumió la Presidencia Gabriel Boric.

Reivindicó a todos los presidentes democráticos de los últimos 50 años.

En su primer discurso tras asumir la presidencia de Chile, Gabriel Boric llamó ante una multitud a «cerrar las heridas que dejó del estallido social» de 2018, al anunciar que se retiraron las 139 querellas que se iniciaron bajo la Ley de Seguridad del Estado.

El mensaje del mandatario más joven de la historia de Chile se centró en no atacar a las personas sino a los problemas pendientes.

«Este Gobierno no se agota en sus adherentes”, dijo, y reivindicó que «de las movilizaciones venimos, hoy día estamos acá, pero no nos olvidamos de dónde venimos».

«Vamos lento porque vamos lejos, pero no vamos solos», dijo desde el balcón del Palacio de La Moneda.

Boric revindicó a todos los presidentes democráticos de Chile de los últimos 50 años.

Pidió a «todos los chilenos y chilenas» que «nos acompañemos en esta tarea, a que caminemos juntos la ruta de la esperanza y construyamos un país que sea digno y justo… dignidad, qué palabra tan linda».

«Pondremos especial atención a los efectos de la pandemia sobre los trabajadores de la salud, que tanto esfuerzo han puesto» y «vamos a continuar también la exitosa estrategia de vacunación del gobierno anterior», señaló Boric.

«Nos vamos a ocupar específicamente por la educación, donde hay una brecha gigante», señaló.

«Vamos a implementar la consolidación de nuestra economía. Un crecimiento que sea sustentable, que no tenga nunca más zonas de sacrificio», dijo.

Prometió impulsar políticas que lleven a un empleo digno, y asoció la inestabilidad laborar y la degradación social con los niveles de delincuencia, «porque reconocemos que millones de chilenos y chilenas viven con temor».

«Vamos a enfrentar el problema de la delincuencia y también el de la desigualdad social, que es su origen», pero también con una reforma de las fuerzas de seguridad».

Debajo, los asistentes reflotaron un cántico muy en boga durante los últimos años: «el que no salta es un paco», que es como la jerga popular chilena identifica a los carabineros.

Boric también habló de los problemas pendientes «en el norte y en el sur» del país.

«En el norte con la crisis migratoria, para lo que vamos a trabajar con nuestros países hermanos, porque somos profundamente latinoamericanos», dijo.

«En el sur también tenemos un problema. Antes se hablaba de la pacificación de la Araucanía, qué termino más injusto», se lamentó.

«Se hablaba de conflicto mapuche» cuando «es un conflicto entre el Estado chileno y la reivindicación de un pueblo que tiene derechos», afirmó. «El camino será el diálogo, la paz y la empatía con todas las víctimas», aseguró, poniendo énfasis en la palaba «todas».

«En este primer año también nos hemos impuesto acompañar de manera entusiasta el proceso constituyente», porque «necesitamos una Constitución que nos una, que sintamos como propia, una diferente a la que fue impuesta a sangre y fuego por la dictadura, una Constitución que nazca en democracia, que sea para todos y no para pocos», sostuvo.

Invitó a todos los sectores políticos y sociales «a que nos escuchemos de buena fe, sin caricaturas. Sin caricaturas de todos los bandos, nosotros también, y podamos tener por primera vez una Constitución democrática, paritaria, con participación de todo nuestro pueblo».

«Aquí se escuchan también las voces de los que lucharon por los derechos humanos» y las reivindicaciones feministas y las marchas por la educación, pero también «desde donde estamos hablando ayer entraban cohetes, y eso nunca más se puede repetir en nuestras historia», dijo en alusión a ese golpe cívico-militar, cometido muchos años antes de que Boric naciera, pero que fue uno de los temas recurrentes en su discurso cuando tocó reivindicar las luchas por los derechos humanos.

Rompió varias veces el protocolo para saludar a los presentes, pero también para rendir un breve homenaje frente a la estatua de Allende.

«Hoy era necesario hablar, mañana todos juntos a trabajar. Como pronosticara hace casi 50 años Allende estamos nuevamente abriendo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, la mujer libre, para construir una nueva sociedad. Viva chile».