Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 29 de septiembre, 2020
Info

CUERPO DESCUARTIZADO. El escribano dijo que mató al jardinero porque le robó.

Se lo dijo a la policía aún no tiene valor legar.

Cuando se deshacía del cadáver de un hombre descuartizado en la ribera del río Luján, a 50 metros de la basílica, un escribano quedó detenido.

Si bien la víctima aún no fue identificada formalmente, los investigadores sospechan que se trata de un hombre de 42 años, que a su vez está desaparecido según su familia.

En una declaración a la policía, sin validez judicial, el detenido Ricardo Ignacio Baladía, de 56 años, dijo que había matado a ese hombre porque lo descubrió robando en su escribanía.

En el «Recreo Colonial» a orillas del río Luján un vecino vio un auto sospechoso detenido y escuchó que arrojaban algo al agua por que alertó a la policía.

Los policías vieron un BMW plateado modelo y a un hombre con las manos ensangrentadas.

Al río había arrojado una valija que al ser recuperada estaba vacía y ensangrentada.

También había rastros de sangre y de lo que aparentaba ser masa encefálica al borde del río.

Un balde con restos humanos embolsados en el baúl del auto.

El cadáver no está completo. Sólo se pudo recuperar el torso y algunos miembros. Se supone que las partes que faltan estaban en la valija.

El sospechoso quedó detenido, en su poder se secuestraron 20.700 dólares.

Ante la policía el escribano dijo que el cuerpo era el de una mujer.

Los policías encontraron en el auto una billetera con el DNI de un hombre.

Entonces el escribano se autoincriminación sin valor legal, le confesó a la policía que había matado a ese hombre a balazos y lo había descuartizado porque lo encontró robando en su escribanía.

El documento pertenece a Miguel Alejandro Pereyra con domicilio en Castelar.

Se allanó la escribanía de Baladía, ubicada en la calle Almirante Brown 1085 de Morón, donde se encontraron manchas de sangre y secuestraron vainas servidas, un cuchillo y una hidrolavadora, que se sospecha que fue usada para limpiar el lugar.

Una comisión policial a la casa de la presunta víctima en Castelar y su familia dijo que estaba desparecido,

A los restos del cuerpo se le realizará la autopsia.