Santo en la Web y en la Red

14 de abril, 2024

Ecuador. Juzgan a una empresa japonesa sospechada de imponer una forma actual de esclavitud.

Prestaban servicios familias completas, incluidos niños.

Una empresa japonesa que opera en Ecuador desde hace 60 años fue llamada a juicio por el presunto delito de trata de personas en una “forma contemporánea de esclavitud”.

Podría costarle la disolución.

Además de la compañía, serán procesados bajo la misma acusación tres exfuncionarios ecuatorianos. Podrían recibir penas de prisión de entre 13 y 26 años.

Se trata de la firma Furukawa Plantaciones, instalada en el país en 1963 y dedicada al cultivo y procesamiento de abacá, una planta de la que se obtienen fibras vegetales muy resistentes que se utilizan para fabricar papel y en las industrias textil y automotriz.

La compañía, subsidiaria de la japonesa FPC Marketing, fue denunciada hace varios años por imponer a sus trabajadores “condiciones de vida, vivienda y trabajo indignas, precarias e inhumanas”, según acusó la Fiscalía.

Eso “habría configurado una forma de servidumbre de la gleba, forma contemporánea de esclavitud”, afirmó la Defensoría del Pueblo en un informe incorporado a la acusación.

La Fiscalía basó la acusación en testimonios de supuestas víctimas, en su mayoría afrodescendientes y analfabetos, quienes afirmaron que se les negaron equipos de trabajo, ropa y elementos de seguridad.

La Fiscalía sostiene que probó la falta de agua potable, alcantarillado y luz eléctrica en los campamentos de trabajo.

En el expediente, decenas de exobreros acusan a Furukawa, de violar derechos humanos y obligar a trabajar en condiciones infrahumanas en sus plantaciones, en las que prestaban servicios familias completas, incluidos niños.

De ser declarada culpable, la empresa podría ser sentenciada a pagar una multa e incluso a ser extinguida.

Seguir leyendo