Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 29 de enero, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Info

Eduardo Duhalde. Ex Presidente recuerda cuando «metió la pata»

«El que depositó dólares recibirá dólares «.

“Si no lo hace será responsable de una matanza”, Así empujó Alfonsín a Eduardo Duhalde para que asumiera la presidencia el 1 de enero de 2002.

A 20 años de asumir, el ex presidente recuerda en entrevista con INFOBAE su papel en aquellos días. Algunas de sus reflexiones más destacadas.

Respecto a los rumores de golpe institucional liderado por el, sostuvo “No hubo golpe, gobernábamos juntos con don Raúl Alfonsín” y agrega que él ya no quería ser presidente, sino que las circunstancias forzaron la decisión “Era un momento muy difícil porque nadie quería asumir”.

“El 30 de diciembre, no me voy a olvidar que estaba jugando a las cartas con unos amigos en presidente Perón, municipio de la provincia, y me habla por teléfono (Carlos) Ruckauf diciéndome que renunciaba Adolfo. En realidad, yo le tenía confianza; para mí, Adolfo fue uno de los mejores gobernadores de las últimas décadas en la Argentina. Pero, en definitiva, para no irme en explicaciones, tuvo un ataque de pánico. Era un momento muy difícil porque nadie quería asumir. Y al otro día, el 31, empezaron ya las llamadas. Yo no quería atender a nadie porque me las veía venir.”

El teléfono sonó en su casa y escuchó la enfática voz de Raúl Alfonsín: “Usted va a ser responsable de una matanza en la Argentina si no asume mañana la presidencia”, le dijo. Duhalde le respondió: “Don Raúl no soy suicida”. “No me venga con eso, yo no sabía que tenía un amigo cobarde”, respondió antes de cortar.

Ante la insistencia de llamados le dijo “Mire, yo no quiero hablar más ni discutir más, pero para asumir esta responsabilidad yo necesito la unidad de los partidos nacionales. Son dos las exigencias que pongo. Una, que me apoyen todos. Segunda, usted tiene que poner tres ministros. Quiero que sea un gobierno de unidad nacional. A la tercera fuerza también le voy a dar cargos”

Finalmente, con la insistencia del ex presidente radical, decidió asumir, “don Raúl” le aseguraba la incorporación de funcionarios de la UCR de primer nivel como respaldo en “un gobierno de unidad nacional”.

“Gobernábamos juntos en serio con él, no es que yo me cortaba solo. Yo soy un tipo de la unidad, siempre lo fui, siempre goberné así”, asegura.

“Cuando dije ‘el que depositó dólares recibirá dólares’ me dí cuenta que había metido la pata».

Asegura que las críticas a la convertibilidad, era un tema clave de coincidencia con Alfonsín.

“¿Sabés cuándo empezamos nosotros a trabajar lo que hicimos en el 2002? En el 97. Le pido a Remes (Lenicov), que era ministro en la provincia de Buenos Aires, que renuncie y le digo: ‘Elegí a uno de los tuyos para que quede ministro y vos te vas con una misión. ¿Cuál es tu misión? Quiero saber cómo se sale de la convertibilidad’”, recuerda.

Sobre los saqueos opinó “Yo creo que no fueron tantos como la gente presupone. Creo que fueron dos. La gente estaba muy enojada. Había todos los días movilizaciones, como hay ahora. Y no se hacen para que se vaya el gobierno sino para reclamos, que, en mi época, yo consideré absolutamente legítimos. La gente que decía “que se vayan todos” tenía razón”.

Respecto del contexto actual Duhalde sostiene que “ahora la gente está un poco más tranquila”, pero la situación es un poco peor porque estamos más endeudados, aunque, en realidad el principal problema sigue siendo que “no explotamos la enorme potencialidad que tiene nuestro país”. También dice que falta “unidad política: se la pasan peleando, echándose la culpa unos a otros”.

“Ah no, sin unidad no se hace nada. Porque se la pasan peleando, echándose la culpa unos a otros. Cuando asumí la presidencia, lo primero que les dije a los ministros fue: “El que habla mal de los que se fueron, roja directa”.