Santo en la Web y en la Red

14 de abril, 2024

Felipe rey de España. Emocionó a uno de sus ahijados, que no es de la realeza, yendo a su casamiento.

Fue solo.

El rey Felipe VI de España no faltó al casamiento de su ahijado Felipe López en la parroquia de Deva, en Gijón.

Media hora antes de que se celebrara la ceremonia comenzaron a llegar los invitados, pero el revuelo a las puertas del templo se acrecentó cuando miembros de seguridad de la Casa Real aparecieron.

Poco después llegaba el Rey, dando una gran alegría al novio y a la familia. El monarca asistió solo.

Tras la ceremonia religiosa, todos los invitados y los recién casados se trasladaron hasta el palacio de Valdesoto, en el concejo de Siero, para disfrutar del convite que allí se había preparado.

El joven, licenciado en Economía y Derecho, desarrolla su vida laboral en Madrid, pero desde que tenía cuatro años ha estado muy vinculado a Asturias y Gijón, donde vive su familia.

Felipe López es uno de los pocos ahijados de Felipe VI que no tiene sangre real. Lo mismo le ocurre a Martina Jáudenes, empresaria e hija de Eugenio Jáudenes, uno de los más íntimos amigos del monarca, o al primogénito de Álvaro Fuster y Beatriz Mira, al que solo ‘medio apadrinó’, ya que finalmente no fue a la ceremonia, que se celebraba en diciembre de 2012 en Málaga.

En el caso de Felipe López Sánchez, fue apadrinado por don Felipe cuando visitó San Esteban de Cuñaba en la primera edición del Premio Pueblo Ejemplar, en 1990.

La aldea, de solo 30 habitantes, llevaba sin dar la bienvenida a un bebé muchos años. Pero coincidió que cuando el entonces Príncipe de Asturias visitó el pueblo, una vecina estaba embarazada.

Felipe aceptó sin pensarlo la propuesta del alcalde, apadrinando al niño. Desde entonces, ambos han mantenido la relación a lo largo de todos estos años.


Seguir leyendo