Santo en la Web y en la Red

22 de junio, 2024

Guillermo de los Países Bajos. En su décimo aniversario en el trono baja en las encuestas de confianza de su pueblo.

Máxima es el miembro de la familia con más popularidad.

Se cumple una década de la coronación de Guillermo de los Países Bajos y ya no convence igual a su pueblo. Un 47% de los neerlandeses confía en el monarca según la encuesta anual de la agencia Ipsos. Hace menos de tres años, la confianza ascendía al 76% de la población.

Esta caída del respaldo es resultado de una serie de polémicas en las que se ha visto involucrado durante la pandemia. Lo que genera una corriente de inquietud sobre la monarquía en general en Países Bajos.

El apoyo a la preservación de la monarquía en Países Bajos cayó al 55% y casi una cuarta parte de los neerlandeses (24%) cree que el país debería convertirse en una república.

El otro 21% no tiene opinión al respecto.

Huis ten Bosch, el palacio de La Haya donde residen Guillermo y la reina Máxima junto a la princesa heredera, Amalia, y Ariadna (la tercera hija, Alexia, está estudiando en Reino Unido) preocupan estos números.


Reflejo de esta situación es la falta de entusiasmo por un pódcast en el que se entrevista al rey Guillermo con motivo de los diez años de su reinado. Lo que contrasta con los aplausos masivos que recibió la entrevista que dio el rey en 2017 por su 50º cumpleaños.

Los diputados han instado durante los últimos años a una mayor transparencia sobre las finanzas de la familia real, lo que incluye un impulso para eliminar las exenciones de impuestos de la que disfrutan los miembros de la realeza de Países Bajos.

El primer ministro liberal, Mark Rutte, es un defensor nato del jefe de Estado y desde que llegó, en 2010, siempre ha intentado proteger a la figura del monarca, evitando dar muchos detalles sobre los más de cinco millones de euros que recibe su majestad cada año.

Pero la presión parlamentaria le llevó a prometer que preguntará al Consejo de Estado, órgano asesor, si una mayor transparencia sobre las cuentas del monarca es compatible o no con dos artículos de la Constitución.

Guillermo Alejandro y Máxima se fueron, junto a sus 3 hijas, de vacaciones a Grecia cuando el resto del país estaba encerrado en casa para limitar los contagios de covid durante la pandemia. Ese fue el incidente quizás más fuerte detrás de la caída de la confianza en el rey.

En esa misma época, en 2021, Guillermo y Máxima posaron abrazados al propietario de un restaurante griego cuando la norma era mantener un metro y medio de distancia interpersonal y usar barbijo.


En diciembre de ese mismo año, el palacio acogió la fiesta del 18º cumpleaños de Amalia, pero con más invitados de los permitidos por las restricciones.

La joven princesa, que ahora está viendo limitada su libertad de movimiento por las amenazas del crimen organizado, fue abucheada por primera vez en septiembre del año pasado durante el día de la publicación de los presupuestos generales del Estado. Ese día, que incluye un discurso del rey ante las autoridades parlamentarias y el gobierno, Amalia y sus padres dieron un paseo en carroza por las calles de La Haya hasta el lugar elegido para la ceremonia de presentación del presupuesto.

La joven princesa fue víctima de la insatisfacción que reinaba hacia su padre.

Guillermo fue muy criticado por negarse a renunciar a sus privilegios de cerrar al acceso público una reserva natural para cazar durante meses en otoño.

El monarca recibe dinero del Estado para mantener esa misma reserva, lo que diputados y organizaciones de la naturaleza critican duramente.

Otro momento que se le critica mucho a Guillermo tuvo lugar hace 9 años, justo antes de la anexión rusa de Crimea, pero ya en plenas tensiones en esa región. Los reyes neerlandeses bebieron cerveza con el presidente ruso Vladimir Putin durante los juegos Olímpicos de Invierno.

Máxima ha sido durante estos años su principal apoyo, y uno de los sostenes más importantes de la monarquía de Países Bajos. Es su miembro más popular, incluso ahora, con la debacle de popularidad que sufre la realeza.

Seguir leyendo