Santo en la Web y en la Red

25 de mayo, 2024

Inteligencia Artificial. Precisa de una regulación para que beneficie a todos. Documento de la ONU.

Incluida la tercera parte de la humanidad que aún está desconectada de internet.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, sostuvo que la inteligencia artificial debe beneficiar a todos, incluida la tercera parte de la humanidad que aún está desconectada de internet.

Insistió en la necesidad de llegar con urgencia a un consenso sobre las normas que guíen su uso.

Guterres intervino en la cumbre Inteligencia artificial para el bien, organizada en Ginebra por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), que reúne a gobiernos, sociedad civil, organismos de la ONU, innovadores del sector e inversores.

Más de 50 robots están presentes en la cumbre, y sus inventores demostrarán cómo éstos pueden contribuir a la salud de las personas, prestar servicios educativos, ayudar a las personas con discapacidad, reducir los residuos y ayudar a la respuesta de emergencia en caso de catástrofe.

Varios humanoides actuarán como oradores en el evento y mostrarán sus capacidades como cuidadores y acompañantes de personas mayores.

La secretaria general de la UIT, Doreen Bogdan-Martin, llamó a la cooperación mundial para “garantizar que la inteligencia artificial alcance todo su potencial, al tiempo que se previenen y mitigan los daños”.

“En el ecuador del plazo que la humanidad se ha dado para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el mundo va por mal camino, y el uso de la inteligencia artificial para acelerar el progreso es ahora nuestra responsabilidad”, añadió.

“Deberíamos ser capaces de aprovechar con éxito la inteligencia artificial para encontrar curas para enfermedades como el cáncer y el Alzheimer, aumentar la producción de energía limpia y ayudar a los agricultores a aumentar el rendimiento de los cultivos”, agregó.

También es posible un “futuro distópico” en el que la inteligencia artificial destruya puestos de trabajo y permita una difusión incontrolable de la desinformación, o en el que solo los países ricos cosechen los beneficios de la tecnología.

Seguir leyendo