Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 23 de octubre, 2021
Info

Irak. Detuvieron al segundo máximo comandante del yihadista Estado Islámico.

Estados Unidos ofrecía 5 millones de dólares por capturar a Sami Jasim al Jaburi. Se lo considera el responsable financiero del grupo extremista.

Los servicios secretos de Irak capturaron en Turquía a un dirigente del grupo yihadista Estado Islámico, Sami Jasim al Jaburi, buscado por Estados Unidos y considerado un importante responsable financiero de la organización.

Sami Jasim al Jaburi fue capturado en una operación de los servicios secretos “en el exterior de las fronteras” iraquíes, tuiteó el primer ministro de Irak, Mustafá al Kazimi. El premier lo describió como “una de las más difíciles” operaciones transfronterizas de inteligencia jamás realizadas por las fuerzas iraquíes.

Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares por cualquier información sobre ese responsable, que desempeñó “un papel fundamental en la gestión de las finanzas” del ISIS, según el Departamento de Estado norteamericano.

Un alto responsable militar iraquí dijo a la AFP que había sido capturado en Turquía, sin dar más detalles del lugar y de las circunstancias de la operación.

Según las autoridades estadounidenses, Jaburi habría tenido un cargo “equivalente” al de “ministro de Finanzas” dentro de ISIS, “supervisando las operaciones del grupo generadoras de ingresos, procedentes de las ventas ilegales de petróleo, gas, antigüedades y minerales”.

En septiembre de 2015, el Departamento del Tesoro estadounidense incluyó a Jaburi en su lista de “terroristas” que podían ser blanco de sanciones.

Jasim trabajó con el líder de Al Qaeda en Irak Abu Musab al-Zarqawi, al que más tarde mataron fuerzas estadounidenses en Irak en 2016. Ocupó varios puestos de seguridad en Irak y se trasladó a Siria en 2015 después de que ISIS, una escisión de Al Qaeda, declarase un califato en 2014 y se apoderase de un tercio del territorio iraquí en una ofensiva relámpago. Se convirtió en el número dos de Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo extremista.