Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 30 de noviembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Irán. La policía abrió fuego contra manifestante que protestaban por la muerte de Amini.

28 días de severos cuestionamientos al gobierno teocrático

Las fuerzas de seguridad iraníes abrieron fuego contra manifestantes en la ciudad suroccidental de Zahedan, en medio de un recrudecimiento de la violencia tras semanas de protestas por la muerte de la joven kurda Mahsa Amini.

Decenas de personas salieron de la mezquita tras finalizar la oración y tomaron las calles de Zahedan, capital de la provincia de Sistan Baluchistan, informó la ONG con sede en Oslo Iran Human Rights (IHR).

«Las fuerzas policiales especiales arremetieron contra los manifestantes y dispararon a la multitud», agregó la organización Human Rights Activists News Agency Irán (HRNA), con base en Estados Unidos.

La agencia de noticias iraní IRNA culpó de los disturbios a «alborotadores», que quemaron neumáticos y «apedrearon coches».

Estas protestas llegan 4 semanas después del «viernes sangriento», desencadenado por la presunta violación de una adolescente por parte de un jefe policial de la región.

La violencia estalló en Zahedan el 30 de septiembre, dos semanas después de que empezaran unas manifestaciones a nivel nacional por la muerte de Mahsa Amini durante su arresto.

Amini, de 22 años, murió el 16 de septiembre en un hospital, dos días después de haber sido detenida por la policía de la moral por llevar mal colocado su velo islámico.

La autopsia oficial dice que murió por una enfermedad preexistente, pero su hermano, que estaba junto a ella cuando fue detenida, asegura que la golpearon con una porra en la cabeza antes de subirla a un patrullero y llevarla detenida para darle un «curso de reeducación».

En cambio, la llevaron una hora y media después a un hospital inconsciente.

Desde su muerte, miles de personas, la mayoría de ellas mujeres, se volcaron a las calles con un reclamo de «libertad» que fue mutando a medida que se recrudecieron las protestas por la represión que dejó centenares de muertos.