Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 7 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Isabel. «Gracias a Dios, Meghan no viene». La frase atribuida a la Reina cuando murió su marido y la esposa de su nieto no participo de los actos fúnebres.

En Londres se venden remeras con la inscripción. La mayor parte de los pedidos de compra se reciben por Internet

El diario ‘The Sun’ publicó algunos detalles del libro ‘Venganza: Meghan, Harry y la guerra entre los Windsor’.

En pocas horas ya hicieron remeras en el Reino Unido con una frase sacada de este polémico libro.

La frase en cuestión es “Gracias a Dios, Meghan no viene” (“Thank Godness Meghan is not coming” en inglés).

Palabras que habría dicho la reina Isabel en el funeral de su marido, el príncipe Felipe de Edimburgo, según el investigador británico Tom Bower, autor de la publicación.

Fue el 17 de abril de 2021 cuando la reina, de 96 años, ofrecía una misa funeral en recuerdo de su marido, que había fallecido el 9 de abril a los 99 años tras una larga vida. Meghan Markle y el príncipe Harry ya se encontraban alejados de la familia real británica, pues el Megxit se produjo en 2020 y para entonces la pareja ya estaba viviendo en Estados Unidos.

El príncipe Harry voló entonces a Reino Unido para despedir a su abuelo, un momento tenso en el que se reencontró con su hermano, el príncipe Guillermo, y el resto de su familia. Pero Meghan Markle no pudo acompañarle debido a su avanzado estado de gestación, pues estaba embarazada entonces de su segunda hija.

Un funeral que tuvo lugar en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor en el que la reina no tenía muchas ganas de ver a la mujer de su nieto tras haber concedido una entrevista de lo más polémica a la presentadora norteamericana Oprah Winfrey.

Fue entonces cuando los duques de Sussex acusaron a algún miembro de la familia real de racismo respecto a su primer hijo, Archie.

Según el periodista e investigador autor del libro, la reina se sintió completamente aliviada al saber que la norteamericana no acudiría al funeral y realizó la polémica afirmación a su personal de mayor confianza. El momento exacto de la frase tuvo lugar en Windsor, mientras Isabel II se preparaba para ir a la capilla de San Jorge, y lo hizo a sus ayudantes. Una misa funeral en la que tuvo que sentarse sola debido a las restricciones del covid en ese momento de la pandemia.

Las remeras están siendo todo un éxito de ventas en internet, donde los promonárquicos británicos ya están haciéndose con su ejemplar.