Santo en la Web y en la Red

28 de mayo, 2024

Italia. El jefe de la mafia siciliana está en coma y ya no recibe alimentación.

Esta preso y tiene cáncer.

El jefe de la mafia siciliana, Matteo Messina Denaro, capturado en enero tras tres décadas prófugo, se encuentra en coma en el hospital y ya no recibe alimentación.

Messina Denaro, de 61 años, padece cáncer de colon desde hace varios años y decidió someterse a tratamiento en una clínica de Palermo, la capital siciliana.

Enfrentado a numerosas cadenas perpetuas, fue recluido en una cárcel de alta seguridad de L’Aquila, donde continuó el tratamiento en su celda.

Pero a principios de agosto, Messina Denaro fue trasladado al pabellón de reclusos del hospital local, donde su estado empeoró en los últimos días.

Ahora se encuentra en “coma irreversible”, según los medios de comunicación, que afirman que los médicos dejaron de alimentarlo y que pidió que no se lo reanime.

Messina Denaro fue durante muchos años una figura destacada de la Cosa Nostra, el sindicato del crimen siciliano de la vida real representado en las películas de El Padrino.

También fue uno de los más despiadados, condenado a cadena perpetua en seis ocasiones, entre ellas por su participación en el asesinato del juez antimafia Giovanni Falcone en 1992.

También fue declarado culpable de participar en una serie de atentados mortales en Roma, Florencia y Milán en 1993, y del secuestro y posterior asesinato del hijo de 12 años de un testigo del caso Falcone.

Messina Denaro desapareció en el verano de 1993 y pasó a encabezar la lista de las personas más buscadas de Italia.

Oyendo hablar de los problemas médicos de una persona anónima que padecía cáncer y de sus problemas oculares, los detectives llegaron a la conclusión de que era Messina Denaro.

Utilizaron una base de datos del sistema nacional de salud para buscar pacientes varones de la edad y el historial médico adecuados, y finalmente lograron cerrar el caso.

Pero aunque su detención supuso cierto alivio para sus víctimas, el jefe de la mafia siempre mantuvo su silencio.

Seguir leyendo