Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 3 de agosto, 2021
Info

Italia. El primer ministro Mario Draghi le respondió al Vaticano que su país es «un Estado laico».

Desde la Santa Sede manifestaron preocupación por un proyecto de ley contra la homofobia porque podría reducir la libertad religiosa.

El primer ministro italiano Mario Draghi afirmó que su país «es un Estado laico», tras la preocupación que generó en el Vaticano un proyecto de ley contra la homofobia que, según la Santa Sede, puede reducir la libertad religiosa.

«Italia es un Estado laico. Sin duda, el Parlamento es libre de debatir y más», planteó Draghi al Senado, al dar un informe de gestión.

Un pedido del Vaticano para cambiar algunos puntos de una ley contra la homofobia, que el Senado del país europeo debe debatir y que, según la Santa Sede, pone en peligro la libertad religiosa garantizada en acuerdos bilaterales, en especial el denominado «Concordato».

«Nuestro sistema legal contiene todas las garantías para cumplir con los compromisos internacionales, incluido el Concordato. Hay controles preventivos en las comisiones parlamentarias. Hay controles posteriores en el Tribunal Constitucional», planteó hoy Draghi.

El premier aseguró que «el Gobierno no entra en los méritos de la discusión» sino que «este es el momento del Parlamento».

La reacción de Draghi llegó luego que se conociera que el Vaticano advirtió a Italia a mediados de mes que algunos puntos de un proyecto de ley en discusión en el Senado contra la homofobia y la transfobia «reducen la libertad» religiosa garantizada por el denominado Concordato, el acuerdo que regula las relaciones entre Iglesia y Estado italiano desde 1929 y planteó su «preocupación» por el texto.

«Algunos contenidos actuales de la propuesta (…) reducen la libertad garantizada a la Iglesia Católica por el artículo 2, párrafos 1 y 3 del acuerdo de revisión del Concordato», planteó la Santa Sede al Gobierno italiano en una llamada nota verbal presentada la semana pasada, informó el diario Corriere della Sera.