Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 18 de septiembre, 2020
Info

JAPÓN MÁXIMA ALERTA. 1,8 millones de personas deben evacuarse.

Llega a tierra firme el tifón Haishen el mas fuerte de las últimas décadas.

Recibieron la orden de evacuación más de 1,8 millones de persona ante la llegada al sur de Japón del tifón Haishen.

Es el más potente en esta zona de las últimas décadas, que se acerca con fuertes lluvias y vientos que ya provocaron los primeros estragos.

La tormenta ya dejó a 429 mil hogares sin electricidad en la región de Kiushu, informó la Compañía Eléctrica de Kyushu, en tanto en la prefectura de Kagoshima son 262 mil los hogares afectados, más del 22 %.

El tifón se dirige hacia el sudoeste del país y se encontraba a 90 kilómetros al este de Amami Oshima, una isla del Pacífico, mientras que el último parte del servicio indicó que la intensidad continuaba siendo «muy fuerte» y su alcance podría abarcar entre 500 a 800 kilómetros.

El Ministerio de Territorio, Infraestructura y Transporte sostuvo que permanece el riesgo de que se produzcan desbordes en los grandes ríos de la región produciendo roturas en los diques de contención en las localidades de Kagoshima, Miyazaki y Kumamoto.

Haishen, el segundo tifón que golpea el sur de Japón en una semana, obligó a cancelar más de un millar de vuelos, mientras que numerosas líneas de trenes permanecen suspendidas de forma temporal.

Entre otras consecuencias, preocupa los efectos que pueda tener el temporal en la isla de Kyushu, donde recomendó la evacuación de más de 1.800.000 personas, entre ellas 730.000 de la ciudad de Kumamoto.

Hasta el momento, casi 40.000 hogares están ya sin luz en Kyushu y en la vecina isla de Okinawa.

La recomendación de evacuación en Kyushu lleva también otra de distanciamiento social para evitar que los refugios puedan convertirse en focos de contagio de coronavirus.